Jueves 24 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Fundación Participar
Patrocinado por:
Miércoles 27 de Marzo de 2013 - 12:01 AM

La reforma del Sistema de Salud

Autor: Fundación Participar

La semana anterior fueron presentados al Congreso de la República dos proyectos de ley que buscan reformar el actual sistema de salud en Colombia, vigente desde la implementación de la ley 100 en 1993. 

El primero, ampliamente difundido por los medios de comunicación, una ley ordinaria presentada por el Ministro de Salud; sus principales aspectos se refieren a la recuperación del manejo financiero por parte del Estado, a través de “Salud Mía” (inicialmente denominada Misalud), la eliminación del POS (plan obligatorio de salud) y el establecimiento de un plan de beneficios (“Mi plan”) basado en exclusiones de procedimientos cosméticos y experimentales; adicionalmente, se plantea el fin de la intermediación por parte de las Empresas Promotoras de Salud (EPS), se fortalece el sistema de vigilancia por parte de la Superintendencia Nacional de Salud y se propone una regionalización del país para facilitar la atención de los usuarios.

Por otra parte, se presentó un segundo proyecto de ley estatutaria, muy concreto, avalado por las más importantes agremiaciones profesionales de  salud; se compone de solo 14 artículos que plantean una serie de principios, que serán objeto de reglamentación posterior; define que la salud es un derecho humano constitucional fundamental, el papel del Estado en el nuevo sistema sin intermediarios, el plan único de salud, que acaba con el régimen contributivo y subsidiado, que han generado inequidad en la atención, la financiación estatal del sistema, la organización en redes de servicios, el sistema de registro e información y la recuperación de la autonomía profesional y el respeto por el acto médico.

Son dos proyectos que aunque no necesariamente opuestos, sí obedecen a diferente lógica; la más clara descripción fue hecha por el presidente de la Academia Nacional de Medicina cuando plantea la necesidad de que la ley estatutaria debe aprobarse antes que la ordinaria, ya que no se puede colocar “el coche por delante del caballo”.

Curiosamente, el propio Presidente de la República, quien no oculta sus intenciones de estar en campaña de reelección, presentó ante el Congreso los dos proyectos y aunque en principio se pensó que la reforma tendría mensaje de urgencia, se plantea su trámite normal, para “permitir que se haga una discusión más amplia”.  El tiempo que resta de legislatura es corto y podemos estar al borde de una nueva frustración.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones