Viernes 24 de Octubre de 2014
Publicidad
Publicidad
Fundación Participar
Patrocinado por:
Sábado 20 de Abril de 2013 - 12:01 AM

Panachi II

Autor: Fundación Participar

Con el convencimiento de que es deber ciudadano velar porque los recursos públicos se inviertan de  manera adecuada y en cumplimiento de los propósitos de la Fundación Participar, específicamente a través de su trabajo de apoyo al Comité de Transparencia por Santander, hemos estudiado con cuidado el proyecto Cerro del Santísimo, el cual es bastante similar a Panachi, no sólo en sus características de infraestructura sino, muy especialmente, en la forma como se ha venido promocionando a la ciudadanía y como se ha adelantado el proceso de contratación.

Para cualquier persona sensata resulta inexplicable que en nuestra región, con tantas necesidades, se destine gran parte de los recursos que nos pertenecen por regalías a un proyecto que, así sea inmensamente bello y atraiga en el futuro muchos turistas, no es jamás una prioridad para Santander.

¿Cuál es la justificación para invertir 43.000 millones de pesos en el denominado Cerro del Santísimo como prioritario, antes de atender nuestras múltiples y urgentes necesidades en salud, educación, vías, producción agrícola, vivienda, etc., etc.? ¿Quién puede entender que se atienda primero dicho proyecto antes que los acueductos de muchas comunidades como las de Zapatoca o Barichara, que estuvieron sin agua recientemente? ¿Dónde están los estudios comparativos para tomar semejante decisión?

Porque el sólo argumento de que Panachi ha sido exitoso no es suficiente para construir un teleférico que nos lleve a un cerro bautizado El Santísimo en vez de hacerlo, por ej. en  Morrorico, centro de peregrinación consagrado hace muchos años, con lo cual se podría rehabilitar toda esa zona tan deprimida, en cuyo caso, habría un mínimo de justificación.

Pero lo peor de todo es que tan insensata decisión sobre el uso de nuestros recursos, se ha tomado pasando por encima de toda la normatividad vigente con respecto a una contratación como la requerida en este caso donde se pretende, entre otras obras, construir un hotel con auditorio, museo, plaza de eventos para 4.000 espectadores, teleférico para transportar a 1.000 personas por hora y la estatua de una altura equivalente a un edificio de 10 pisos.

Finalmente, ¿saben ustedes por qué  le pusieron al proyecto el nombre de Ecoparque? Y por qué la Cdmb insiste en que dicho proyecto no requiere permiso ambiental habiendo sido declarada por ella misma esta zona como zona de protección ambiental? ¿Y de quienes son esos terrenos? ¿Qué habrá detrás de todo esto? Averígüenlo.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (4 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones