Publicidad
Dom Sep 24 2017
20ºC
Actualizado 08:50 pm
Sábado 29 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Las experiencias enseñan

Columnista: Fundación Participar

En las últimas dos décadas hemos visto expectantes el proceso de deterioro social, político y económico de Venezuela, hasta llegar a la confrontación radical que hoy percibimos. El problema tuvo su génesis en un descontento de muchos venezolanos con sus dirigentes, en especial con su clase política y el surgimiento de un líder que supo aprovechar la situación para crear esperanzas.

Hoy vemos con profunda preocupación la situación de nuestros vecinos y la agudización de la confrontación, la cual está generando una inmensa migración hacia nuestro país, en especial a los departamentos vecinos, dando origen a un problema social que cada día será más grande en la medida en que no se encuentre una solución negociada al conflicto.

Entre los años 60 a 80, época en que Venezuela estaba en bonanza, sucedió lo contrario. En ese entonces, la situación económica de Colombia no era la mejor y la violencia azotaba las zonas rurales, por lo cual muchos nacionales se fueron a Venezuela en busca de mejores condiciones de vida y mayor futuro para sus familias. Hoy, cuando en forma abrupta debemos afrontar la llegada de un gran número de inmigrantes, muchos de ellos colombianos que regresan, tenemos la obligación moral de ayudarlos a soportar estas dificultades y procurar que puedan estar en las mejores condiciones posibles, así ello nos genere algunas dificultades. Es una responsabilidad social y un llamado a la solidaridad con nuestros hermanos.

Adicional a ello, también la ocasión nos motiva a reflexionar sobre nuestro país. Las circunstancias que dieron origen al movimiento revolucionario venezolano no son muy diferentes a las nuestras, sectores sociales con dificultades, una clase política desprestigiada, una corrupción que ha llegado a todos los estamentos y nuevos actores que quieren generar cambios radicales, con modelos políticos y económicos diferentes, los cuales tienen arraigo precisamente en los estratos sociales más golpeados.

Debemos tomar conciencia de la responsabilidad que tenemos en propiciar unas mejores condiciones de vida para todos los sectores y evitar así sorpresas futuras.

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad