Publicidad
Jue Sep 21 2017
20ºC
Actualizado 10:00 pm
Miércoles 23 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

La mesa está servida

Columnista: Fundación Participar

El pasado 6 de julio de 2017 se convirtió en ley de la República, con el número 1838, la norma general que le da vida a la creación de empresas con valor agregado, producto de innovación y desarrollo tecnológico desarrollados en el sector académico e investigativo (spin off).

Esta norma es un paso trascendental para que los conocimientos e innovaciones no se queden en los anaqueles de las bibliotecas de las universidades y los investigadores trabajen en unión con el sector productivo en generar desarrollos que posteriormente vayan a las empresas, aumentando la competitividad necesaria para afrontar el difícil mercado global.

La iniciativa liderada por la UIS debe propiciar un mayor acercamiento entre los centros de investigación y los inversionistas para que verdaderamente se tenga un impacto importante en el medio y se obtengan los frutos previstos. La norma deja abierta la negociación de la propiedad intelectual y comercial a una transacción entre las partes y la creación de sociedades mixtas para la explotación económica de los desarrollos.

Si miramos el contexto mercantil, el valor agregado es la fracción más rentable en la cadena de valor, desde la producción de materia prima hasta su llegada al consumidor como producto terminado, pero nuestra economía colombiana se ha basado en las ventas al por mayor de materia prima y al menudeo de la manufactura con poco valor agregado, teniendo que importar una inmensidad de productos terminados y tecnologías a costos muy altos para nuestro medio.

Aunque aún falta la reglamentación de la ley, sus resultados se darán en la medida en que cambiemos paradigmas y prejuicios y podamos unir esfuerzos entre la academia y el sector productivo, entendiendo, los primeros, que la investigación vale la pena si es pertinente y va a generar algún bien a la sociedad; y los segundos, comprendiendo que el conocimiento tiene un valor no solamente intelectual, sino también económico.

La mesa está servida para poder compartir juntos un buen plato de comida. La unión de esfuerzos dará los mejores resultados.

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad