Publicidad
Dom Ene 21 2018
21ºC
Actualizado 07:34 pm
Miércoles 27 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

De Año Nuevo y Navidad

Columnista: Fundación Participar

Sumidos en un país lleno de desigualdades y polarizado por la radicalización de la política tras un año en el que los acuerdos de paz, entre otros temas, dividieron tanto como la propia guerra y las voces de guerra fueron las de los hombres de paz, tradicionalmente conciliadores y ecuánimes, llegó y pasó la noche de navidad en la que el amor, la esperanza, la caridad, la generosidad y otras virtudes reinaron en nuestros corazones, dejando en la lista de peticiones la gracia de la cual necesitamos tanto, asunto que, en todo caso, nos lleva nuevamente al punto de la paz y el amor, principal necesidad en la que se funda toda petición.

En Colombia hemos desarmado a los hombres, pero no a sus corazones. Contradictoriamente, detrás de la coyuntura amorosa de la época, el odio infundado sigue siendo la constante en el comportamiento público y privado, con un papel protagónico en los medios de comunicación y en las redes sociales en donde el principal detonante es la simple diferencia de opinión que, por el contrario, debería ser el orgullo de una democracia. Pero no es así.

Con los primeros meses del año llegará en todo su esplendor la contienda electoral y con ella la calumnia y las infamias, la desesperanza y el olvido, el pensamiento individual y la apatía por la participación ciudadana y política pero también, la oportunidad de un cambio del pensamiento colectivo y la posibilidad de elegir candidatos de buena voluntad con excelente memoria y capacidad para entender el perdón, que hayan obtenido la gracia del discernimiento y por ello comprendan que desigualdad, la ilegalidad y la corrupción que enfermaron gravemente a la sociedad, deben contrarrestarse con oportunidades de emprendimiento y educación.

Por todo esto, tras la Navidad, como un deseo de año nuevo, sigo rogando y pidiendo discernimiento para nosotros los electores, Gloria a Dios en las alturas, paz en la Tierra para todos los hombres y curules, solo para los de buena voluntad.

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad