Miércoles 24 de Enero de 2018 - 12:01 AM

Reserva de la fuente periodística

Columnista: Fundación Participar

En ese enunciado se sustenta un abigarrado concierto de principios y derechos que irradian y animan el acontecer de la vida social, cuando esta se halla inmersa en los requerimientos mínimos de una democracia. Ciertamente, en virtud de la aludida reserva, se garantiza la efectiva vigencia de derechos constitucionales fundamentales: la libertad de expresión, la independencia de quien ejerce la profesión de comunicar y el derecho irrenunciable de la sociedad a estar adecuadamente informada.

Buena parte de la información relevante fluye gracias a que existen personas con elevada conciencia cívica, dispuestas a ejercer oficiosamente la misión de ayudar a cautelar el interés público, que pudiere vulnerarse con el accionar abusivo de otros, siendo legítimo salvaguardar el fuero personal de quien revela la información.

Si se levantara la reserva, los medios de comunicación perderían la fuente proveedora más valiosa para su ejercicio informativo. ¿Cuántos episodios de corrupción quedarían bajo el manto del silencio?

Obviamente, los medios están obligados, antes de publicar una información relevante, a surtir la debida confrontación con otras fuentes, con el fin de verificar su veracidad y brindarle la oportunidad al tercero comprometido en el asunto de ofrecer su propia versión. Ignorar el requerimiento de contrastar las fuentes disponibles -porque el compromiso también es con la verdad- en el caso de que la información no resultare cierta, el medio asume responsabilidad por los eventuales perjuicios que pudieren derivarse para terceros.

El tema ha cobrado espectacular agitación a propósito de la controversia judicial suscitada entre Publicaciones Semana y una exviceministra de Agua como consecuencia de un artículo, que a juicio de ella compromete su buen nombre. En la segunda instancia de dicho proceso se ordenó divulgar la fuente, contra lo cual se interpuso tutela ante la Corte Suprema de Justicia, quien respaldó la referida decisión. Se espera que la Corte Constitucional corrija semejante despropósito, evocando su certera orientación al respecto.

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad