Miércoles 07 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Cábalas eleccionarias

Columnista: Fundación Participar

A juzgar por las encuestas -pese a su relatividad como fuente de certeza-, la contienda electoral por la Presidencia muestra significativas tendencias. Veamos. 1) El centro acusa debilidades, explicables por diversas razones: Sergio Fajardo encarnaba un interesante prospecto político, por sus buenos antecedentes como administrador público, pero comenzó su descenso a partir de la poco estratégica alianza con el Polo y los Verdes, porque automáticamente se desplazó del centro a la izquierda y sus genuinos simpatizantes no se mueven en esa órbita, además, la cauda electoral que representan sus aliados no está con él, por ello posiblemente migraron hacia las toldas de Gustavo Petro, circunstancia que explica el crecimiento de este y la correlativa caída de aquel.

Humberto De La Calle, además de representar un partido en decadencia, su fórmula Vicepresidencial, venida de las canteras del Polo, tampoco le aporta y, en cambio sí desdibujó su identidad política; en su caso, no es que su candidatura esté en descenso, es que no ha despegado.

Paradójico que la precaria administración de Petro como Alcalde de Bogotá no comporte razón suficiente para que las encuestas hubiesen descartado sus pretensiones presidenciales, y ello demuestra que puede más el populismo que la tozuda realidad.

A Vargas Lleras, su inocultable ascendiente santista, así hubiese intentado, tardíamente, desmarcarse de él, le resta credibilidad a su discurso político, razón por la cual no ha logrado atraer a los potenciales electores, su propuesta no convence.

En el uribismo sobra la consulta, porque Duque, de lejos, muestra los mejores registros en sus encuestas y se proyecta para la segunda vuelta. Sigue pesando el tratamiento engañoso dado al resultado del plebiscito: el No al acuerdo con las Farc fue olímpicamente soslayado; nadie sabe para quién trabaja, dice la sabiduría popular.

Si se cumplen las tendencias, lo que está en juego no son simples matices políticos, sino la concepción misma del Estado. Es imperativo el voto informado.

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad