Sábado 21 de Abril de 2018 - 12:01 AM

Sin control no es sustentable

Columnista: Fundación Participar

Las noticias tras el día sin carro y sin moto en el Área Metropolitana de Bucaramanga siempre parecen ser las mismas, en la versión 2018 tiene como ingrediente adicional que la bicicleta y la caminata se consolidan como medios alternativos para la movilidad urbana.

Si bien es cierto que la calidad del aire mejoró, la contaminación por cuenta de los vehículos exentos se hizo notoria, los taxistas tuvieron su agosto, los comerciantes reportaron pérdidas, los tiempos de viaje se redujeron, los pasajeros del transporte masivo incrementaron y la ciudad se dividió entre detractores y simpatizantes de la medida. Vale la pena analizar el comportamiento de peatones y ciclistas, que dio muestra de que en un futuro no muy lejano, podrían pasar a ser parte de la lista de los problemas de la salud pública a cuenta de la imprudencia, la falta de cultura vial, la falta de infraestructura y el irrespeto generalizado a las normas de convivencia.

Los ciclistas y peatones no respetaron las normas que les son exigibles para circular por la ciudad, ante la mirada indiferente y complaciente de las autoridades de tránsito y policía, que hicieron lo que mejor les pareció.

Los peatones se apoderaron de las ciclo-rutas y las bicicletas de los andenes, circularon en contravía, omitieron los semáforos, no portaron los elementos de seguridad, transitaron por cualquier costado de las vías, adelantaron por la derecha y avanzaron entre vehículos de transporte público, al peor estilo de las motos, inobservando la Ley 769 de 2002 por la cual se expidió el Código Nacional de Tránsito.

Las autoridades municipales, además de continuar despejando los andenes para el caminante y desarrollando infraestructura adecuada para peatones y ciclistas, deben emprender acciones inmediatas y permanentes de capacitación, control y vigilancia del tránsito de caminantes y ciclistas, para que su avance, que hoy es visto como un éxito, no sea un paso hacia el abismo del caos y así podamos celebrar el uso responsable de las vías y el éxito del transporte sustentable en una ciudad amable.

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad