Sábado 23 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Los primeros cien días

Columnista: Fundación Participar

Evaluar un Gobierno por sus primeros cien días tiene una larga tradición. El Presidente Kennedy en 1961 se impuso ese reto, siguiendo a su antecesor Franklin D. Roosevelt, quien en 1933 logró en ese corto tiempo la aprobación de quince leyes para luchar con éxito contra la gran depresión.

Pero fue Napoleón Bonaparte quien en cien días huyó de su exilio en la isla de Elba, reconstruyó su ejército, retomó la dirección de Francia, pero finalmente fue derrotado por los ingleses en la batalla Waterloo.

Con este criterio debemos analizar los primeros cien días claves de nuestro Presidente Duque, que terminarán a mitad de noviembre, para evaluar con hechos la orientación y el talante de un Gobierno que llega, por una parte, con la más alta votación de la historia, diez millones de votos, e igualmente con la mayor votación de la oposición, ocho millones.

Nuestra democracia se fortaleció con una votación que, a nivel nacional, fue superior al 53%, y en Santander y Bucaramanga del 60%.

La Fundación Participar motivó en sus columnas el incremento del voto de opinión, libre e informado.

Con Duque habrá cambio generacional, con 43 años será el cuarto Presidente más joven de nuestra historia, después de Simón Bolívar en 1822, y Eustorgio Salgar Moreno, en 1870, ambos con 39 años y el General Santander, en 1830 con 41 años. Los otros trece presidentes del siglo XIX menores que Duque, de 36 a 43 años, fueron realmente encargados, no en propiedad.

Las intervenciones hechas por Duque posteriores a su elección generan expectativas, pero la fuerza de más de ocho millones de votos que obtuvo la oposición, producen confianza para tener una democracia equilibrada, sin atropellos a las minorías, ni reducción de los derechos y libertades.

Con esta fuerte y estructurada oposición, las decisiones del próximo Gobierno deberán ser respetuosas, esperando que se de una clara independencia de poderes y la continuidad en lo fundamental para consolidar la paz, que es reducir la brecha social, logrando un desarrollo equilibrado y con justicia social.

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad