Publicidad
Jue Nov 23 2017
24ºC
Actualizado 03:31 pm
Miércoles 12 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Propongo

Columnista: Fundación Participar

Leyendo las 32 propuestas que deberá atender el próximo gobierno, elaboradas por el grupo denominado "Empresarios Construyendo Ciudad" y publicadas por Vanguardia Liberal el pasado viernes, reflexioné sobre algunos aspectos que me llamaron la atención: En primer lugar, es loable que un grupo de ciudadanos participe activamente en la búsqueda de soluciones a los problemas de Bucaramanga. Tomar partido, comprometerse y expresar en un documento, lo que ellos definen como "Ciudad Posible", es un avance significativo, en una sociedad en donde la apatía e indiferencia son comunes. En segundo lugar, me quedó la inquietud sobre la mínima importancia que se le da a la formación de las personas, quienes en últimas fungimos como ciudadanos, para bien o para mal. En la propuesta se priorizan las obras materiales y concretas por sobre el trabajo cualitativo con los seres humanos.


¿Quiénes desempeñamos adecuada o inadecuadamente los cargos y diferentes roles en la sociedad? Las personas. ¿Quiénes cumplimos o infringimos las normas y acuerdos? Las personas. Entonces, ¿por qué en los programas de gobierno no se enfatiza en la formación integral de los ciudadanos, tanto como en la construcción de obras civiles?


De otra parte, los ítems son muy específicos y claros en enunciar la posible cura, desde lo material y concreto. Ejemplo: "construir andenes y hacerles mantenimiento". Pero son a su vez muy imprecisos cuando de enunciar medidas que apuntan a lo esencial, se trata. Ejemplo: "diseñar más políticas de atención a la juventud"


Soy consciente que sufrimos problemas acuciantes, que exigen soluciones muy concretas e inmediatas, pero si al mismo tiempo y con el mismo vigor fortalecemos a las familias y acrisolamos a las personas, con programas educativos en donde la ética, los valores morales, la convivencia y el sentido de ciudadanía sean pilares fundamentales, disminuiremos considerablemente la patología social que nos aqueja. De esta manera estaremos previniendo y no solo curando, que es lo que realmente causará impacto.


El ingeniero Guillermo Camacho Caro, fundador de la Escuela de Ingeniería Industrial de la UIS, en su libro "Lo importante es el Hombre", acertadamente dice: "Que hayamos podido tener desde la infancia una educación que nos habilite para ser capaces de situarnos a toda hora y en todas las circunstancias de la vida, en nuestro propio lugar, pero también en el lugar del otro".

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad