Publicidad
Sáb Sep 23 2017
22ºC
Actualizado 07:04 pm
Miércoles 19 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Existe alternativa

Columnista: Fundación Participar

Cierto optimismo ronda al elector de esta ciudad frente a la expectativa de que el próximo alcalde de Bucaramanga puede ser una mujer y le ronda esa expectativa porque es una de las escasas cartas que le falta por jugar, para saber si acierta y a la ciudad le va bien a partir del próximo 1 de enero. Independientemente de los apoyos políticos que van incluidos en su campaña política por la Alcaldía, Martha Pinto de De Hart posee una hoja de vida con suficientes méritos, que motiva al elector a incrementar ese leve optimismo. Sus méritos como administradora de lo público y de lo privado, permiten presumir que puede ejercer las funciones de gerenciar y gobernar al mismo tiempo; no necesita aprender a gerenciar, cuando su prioridad debe ser gobernar. El elector puede examinar la hoja de vida de la candidata y compararla con lo que plantea en su programa de gobierno, a fin de tomar una decisión acertada. Para la candidata no existirá una dicotomía entre el rol político y el técnico por cuanto tiene las competencias para complementar y armonizar ambos roles con apoyo en su equipo de gobierno y en el concejo municipal.


Su plan de gobierno, fundamentado en la rendición de cuentas, genera una expectativa positiva en el sentido de que gobernará, en representación de la ciudadanía, mediante la ejecución del plan, con el propósito de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Gracias a ello será posible tener un gobierno en el que colaborarán la sociedad civil y el sector privado y en el que la democracia será parte de la cultura ciudadana.


Dan fe de su capacidad para armonizar autoridad y liderazgo y para promover la participación de los actores políticos, sociales y económicos, con base en una planificación estratégica y concertada, el buen conocimiento que tiene de la ciudad, escenario de su futura gestión, y el haber desempeñado diferentes cargos del orden nacional en los que las decisiones y los logros se aproximaban de manera sinérgica en el cumplimiento de los objetivos.


Su propuesta de gobierno parte de un diagnóstico aparentemente fácil de elaborar para una ciudad sobrediagnosticada, que hoy pareciese no tener definido un horizonte. El plan se sustenta en líneas ideológicas para reactivar la administración municipal a partir de principios de gobierno que estructuran esa reactivación; generando así esperanzas, expectativas de que aun es posible tener una ciudad pensada y ordenada en función del ciudadano.

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (5 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad