Publicidad
Vie Nov 24 2017
20ºC
Actualizado 08:20 pm
Sábado 29 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Por qué Martha Pinto

Columnista: Fundación Participar

La Fundación Participar no es una institución de vocación política partidista, pero ello no le impide que tenga una opinión política y que la exprese públicamente. Entendemos que no es suficiente que el ciudadano participe, es preciso que lo haga bien, que acierte en sus decisiones, porque la democracia se construye a partir de su intervención eficaz. Si una comunidad se equivoca en la escogencia de sus mandatarios, no puede servirle de consolación el argumento inocente de que erró, pero participó. No nos podemos conformar con tan pobre concepto de la función de la democracia, pues a la postre, terminamos haciendo uso de ella para exaltar la mediocridad, la corrupción, la decadencia de la cultura ciudadana. La dilapidación del patrimonio público y, lo más sensible, la pérdida de oportunidades para esas mayorías que se debaten en la penuria, por cuenta de quienes entienden el ejercicio del poder no en función del servicio, sino como una ocasión para satisfacer intereses personales nos llevará irremediablemente a la destrucción de nuestra frágil y precaria democracia.


Es hora de superar el viejo y equivocado paradigma de que la conducción del Estado es asunto que concierne a los políticos –que han asumido esta actividad como profesión, en la que generalmente se jubilan-. El manejo de lo público, en su comprensión universal requiere estadistas, administradores con perfil de excelencia gerencial y no especialistas electorales, ni connotados vendedores de ilusiones. Por ello Bucaramanga no necesita políticos que perdieron su turno en la búsqueda de otras opciones electorales; nuestra ciudad demanda con urgencia, una dirección gerencial y para ello está Martha Pinto. A su calificada prestancia como administradora pública y a su brillante desempeño como dirigente gremial, hay que sumarle sus relevantes valores espirituales y morales; en su vida no hay una sola mácula que disminuya su dimensión personal. Aquí concurre su probado talento como destacada administradora, su sensibilidad por la causa social –que no es un simple discurso, 14 años al frente de la Corporación Recrear, que construyó los mejores escenarios de recreación popular, sin percibir remuneración alguna, constituye un testimonio insoslayable de su capacidad de servicio a la comunidad- y, lo más importante, está exenta de compromisos politiqueros. Su único compromiso es con el servicio incondicional y desinteresado a la ciudad. Ciudadanos de Bucaramanga: votemos, pero hagámoslo bien. Respaldemos la mejor opción votando por Martha Pinto.

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad