Publicidad
Lun Dic 11 2017
20ºC
Actualizado 10:22 pm
Sábado 28 de Enero de 2012 - 12:01 AM

Palo y besos

Columnista: Fundación Participar

“Vivimos en una cultura en donde el palo va subido de un beso para que pueda haber más palo, para que luego haya otro beso, entonces lo que queremos es que se acabe el palo y subsistan sólo los besos”, anotaba Juan Carlos Esguerra, Ministro de Justicia, en relación con el trabajo que realiza el gobierno colombiano para combatir la violencia intrafamiliar y sexual. Es innegable que esta enfermedad campea a lo largo y ancho de nuestro territorio, abarca todos los estratos sociales, en todas las edades y sexos, con altos costos económicos y sociales. Según la Procuraduría, de 12.732 casos en el año 2000, pasamos a 21.202 en el 2008.

Es por esta razón que el anuncio realizado el pasado miércoles por la Alta Consejera para la Equidad de la Mujer, Cristina Plazas, reviste gran importancia: El gobierno expidió cuatro decretos reglamentarios de la Ley 1257 de 2008, en materia de justicia, salud, educación y trabajo, tendientes a erradicar todo tipo de violencia contra las mujeres. Dos temas de estos decretos han desatado polémica nacional: No podrán retirarse las denuncias realizadas y los médicos estarán obligados a denunciar los casos de violencia. En relación con este último, se esgrime el secreto profesional como argumento en contra.

Sin embargo, es necesario reconocer que éste tiene excepciones y una de ellas es cuando la vida de las personas se encuentra en riesgo. Además, en la violencia intrafamiliar y sexual el riesgo se extiende a todos los miembros de la familia y los daños pueden ser tanto físicos como psicológicos. De otra parte, se habla sólo de los médicos. Los Psicólogos, Enfermeras y Trabajadores sociales, por la naturaleza del servicio que prestan y su cercanía con los pacientes y sus familias, interactúan con mayor facilidad y frecuencia con la problemática que ellas viven y pueden facilitar el acceso de las personas a los servicios de salud y colaborar en la protección de sus derechos.

Colombia, a partir de la ley 1257 de 2008, dio un gran paso en materia de protección y garantía de los derechos de las mujeres y sus familias, con el reconocimiento de la existencia del problema, estableciendo sanciones, formas de prevención, erradicación y reparación de daños. Reglamentar la ley, a su vez, exigirá que los Ministerios de Justicia y Salud avancen en mecanismos de detección, atención y prevención de la violencia intrafamiliar y sexual, problema grave de nuestra sociedad machista y patriarcal.

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad