Publicidad
Lun Nov 20 2017
23ºC
Actualizado 11:32 am
Sábado 11 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

Por una nueva esperanza

Columnista: Fundación Participar

Cada cuatro años, al iniciarse otra gestión gubernamental, emerge de nuevo la esperanza de alcanzar una mejor ciudad, con la expectativa de que el nuevo mandatario sí imprimirá un sello diferente a su gestión, para que la ciudad que siempre hemos soñado sea posible, sin tener que limitar los sueños a los logros personales. El sueño de Ciudad debe conducir a la transformación real de Bucaramanga, para lograr que se integre al grupo que conforman las urbes modernas del mundo. Gobierno, entes privados, maestros y profesionales, en este escenario pueden contribuir a amoldar y pulir una nueva sociedad basada en el conocimiento. Lograrlo implica voluntad, competencia y disciplina; los programas y proyectos existen y casi que se saben de memoria.


Hay optimismo en que esta vez sí será posible lo que en cuatrienios anteriores se quedó en expectativas. Hoy nuestra ciudad, como parte del país, se encuentra de igual modo en un momento determinante de su futuro. Una mirada al mundo y una comparación en ese contexto de los indicadores de nuestro país, permite pensar que se tiene una oportunidad histórica para esta generación. Tiene Bucaramanga las condiciones para dar un salto cualitativo hacia una ciudad con mayor desarrollo y bienestar. Decisivo es aprovechar el momento en el que nuestro país espera crecer al 4 % mientras que la economía del mundo, en crisis, crecerá sólo al 0.5%. Es un momento en el que sí Gobierno y ciudadanos intentamos ordenar y organizar la tarea, será posible revertir el grado de subdesarrollo que nos ha acompañado.


A las puertas de la presentación y sustentación de un Plan de Desarrollo, ni autoridades ni ciudadanos debemos ser ajenos a grandes propósitos, objetivos claros y metas precisas respecto al mencionado Plan. Tenemos los insumos fundamentales: Un aceptable nivel educativo de la población en todos los grados, susceptible de ser mejorado de manera sensible con el apoyo de los maestros, en el nivel básico y con la innovación y la investigación, como banderas en la educación superior; una protección básica en salud que, de modo particular es posible mejorar en calidad; un sector productivo regional pujante, que con estímulo, podrá contribuir a la elevación de los empleos formales directos e indirectos. Lo anterior es la plataforma para que la Ciudad rompa las ataduras del subdesarrollo. Tenemos las condiciones económicas y demográficas para dar un gran salto cualitativo. No obstante las negras experiencias, la nueva generación bumanguesa hace su apuesta por el futuro, no por el pasado.

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad