Publicidad
Jue Oct 19 2017
27ºC
Actualizado 03:31 pm
Miércoles 07 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

La encrucijada del precio de los combustibles

Columnista: Fundación Participar

No es fácil vislumbrar, a mediano plazo, el rumbo que seguirá el precio del galón de gasolina en nuestro país. Factores externos e internos inciden sobre ese valor, y no es clara, respecto a los internos, la forma como estos se combinan en una fórmula, algo mágica, para determinar el precio que, al finalizar cada mes, nos entrega el Ministerio de Minas y Energía. Los factores externos se salen del control de quienes definen el precio nacional. Lo único cierto es que inciden en la fórmula; sin embargo, pareciese que quienes modifican la fórmula los toman sin beneficio de inventario, sin pensar en el impacto que dicho precio tiene en la economía del consumidor colombiano. El único augurio que se tiene, según los medios, es que el precio del galón podría superar los diez mil pesos al iniciar el año 2013.  En resumen, no obstante el incremento de la producción de petróleo, en Colombia el precio del galón de gasolina es similar al de países del primer mundo. El gobierno aprovecha el cuarto de hora que atraviesa su producción (por estos días nos acercaremos al millón de barriles diarios) y como una máquina sinfín, produce y gasta. ¿Cuánto ahorramos para, de alguna manera, mediante la investigación y la innovación, usar en forma racional la escasa energía fósil que nos queda en el sótano? En el entorno mundial el precio del barril WTI ascenderá a los 120 dólares (US$106.70 el viernes 2 de marzo).


Un escenario como el anterior debe suscitar mayores y mejores apuestas por la investigación en el campo de la energía, por la formación de investigadores en esta disciplina y por una significativa inversión en los laboratorios de investigación; con el propósito de lograr un mejor manejo de lo que queda de las históricas reservas de energías fósiles y plantear un horizonte claro para las energías renovables.  Desde luego, siempre y cuando al país le preocupe el aprovechamiento eficiente del recurso del que depende su economía. La energía es motor de la economía y, por consiguiente, es estratégico invertir en tecnologías innovadoras, fruto de la investigación, que redunden en su uso racional y sostenible, cualquiera que sea la fuente. Es un reto, para no depender del movimiento de reservas, que crea un telón de fondo en la definición del precio de un galón de gasolina.


En las próximas semanas en la UNAB, la carrera de Ingeniería en Energía congrega un grupo de expertos nacionales e internacionales para abordar las tendencias tecnológicas en combustibles. Es un escenario para aprender y debatir al respecto.

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad