Publicidad
Dom Dic 17 2017
19ºC
Actualizado 05:56 pm
Sábado 14 de Abril de 2012 - 12:01 AM

Jabón y cartilla

Columnista: Fundación Participar

Hace algunos días en Bogotá se posesionó la nueva Junta Directiva de la Academia Nacional de Medicina, encabezada por su presidente, el Dr. Fernando Sánchez Torres, un académico en el mejor sentido de la palabra, quien desempeñó importantes cargos tanto en el sector salud como en  educación, habiendo sido Director Científico del Hospital San Juan de Dios de Bogotá D.C, Decano de la Facultad de Medicina y Rector de la Universidad Nacional de Colombia.


En su discurso, el presidente se refirió a los temas del “jabón y cartilla”, haciendo alusión a la forma como el caudillo de la revolución mexicana José Vasconcelos se refería a salud y educación; la Academia Nacional de Medicina es por ley órgano asesor y consultor del gobierno en materia de salud y educación médica y debe estar presente en la discusión de tan importantes temas.


En salud pública, son ampliamente conocidos los problemas generados desde la implementación de la ley 100; aunque hay que reconocer logros obtenidos en aumento de cobertura y acceso a los servicios, han aparecido nuevos y graves problemas; unos relacionados con la llamada deshumanización de la medicina, derivada de la pérdida de la relación médico-paciente y otros como consecuencia del modelo de mercado, que despertó un inusitado interés en la salud, con el fin de obtener enormes ganancias económicas por parte de los diferentes actores del sector; adicionalmente, como nunca antes y a pesar de ser un derecho fundamental consagrado en nuestra constitución, la salud ha sido utilizada para promover campañas políticas.


Con relación a la cartilla, son evidentes los esfuerzos del gobierno en educación básica y media, pero la educación superior plantea nuevos retos  como son: ampliar la cobertura, mejorar la calidad y obtener recursos financieros, que deberán ser tratados durante la próxima discusión de la reforma educativa. La formación de los profesionales de salud y en particular de los médicos, debe ser orientada a formar médicos generales capaces de identificar, atender y resolver los principales y más frecuentes problemas que afectan la salud de la población; no es aceptable, que después de seis o mas años de formación profesional, un médico solo esté capacitado para remitir pacientes al especialista. Existen otros problemas relacionados con la formación de los médicos especialistas, la proliferación excesiva de facultades de medicina y las instituciones hospitalarias formadoras de profesionales de salud que deben ser motivo de análisis especial. 

Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad