Publicidad
Vie Sep 22 2017
21ºC
Actualizado 06:18 am
Miércoles 26 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Oasis

Columnista: Gonzalo Gallo

Consejos y sugerencias para procesar bien un duelo ante la muerte de un ser querido. Procesar habla de proceso, de algo que pide paciencia.

Ante todo aceptar el duelo: No te pongas de fuerte, asume la realidad y no te aferres a la muerte. Enfócate en la nueva vida de ese ser. Por lo mismo, es dañino apegarse a la fecha de la muerte, las cenizas, la tumba o las pertenencias. Eso frena el duelo.

Llora y libera emociones que hacen daño como estas: culpa, odio, tristeza o cuasi depresión, miedo o rabia.

Ninguna es mala y el secreto es acogerlas y despedirlas con amor, sin pelear con ellas, con la realidad, ni con Dios.

Dios no se lleva a nadie y cada ser parte cuando es, según un Plan de vida ya trazado antes de venir y que es para aprender y enseñar.

¿Qué? Lecciones del amor como estas: aceptar sin entender, desapegarse, confiar, superarse y, a veces, perdonar.

Lecciones que son para todos aunque nos veamos como buenos. María, Jesús y todos los seres lindos las han vivido.

Pregúntate: ¿Qué aprendo o cambio? Lee más en mi libro Muerte: un paso a la vida. No es fácil procesar un duelo en nuestra incultura.

*******

La obesidad infantil es, según la Organización Mundial de la Salud, uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI.

Y la dieta más barata y más eficaz contra ese mal en niños o adultos se resume en este mantra: Menos plato y más zapato.

Otros enuncian lo mismo señalando primero los pies y luego la boca mientras dicen: Mueva más esto y menos esto.

Pero eso hay que complementarlo con lo más importante: amor sincero y acompañamiento en tiempo, calidad y cantidad.

Y la razón es que, como todo malestar físico, la obesidad esconde vacíos o problemas emocionales en los que la sufren.

Una realidad ya probada que la medicina tradicional se resiste a aceptar porque se concentra en lo orgánico con un enfoque reduccionista.

En efecto, somos mucho más que un cuerpo. Un malestar desnuda fallas emocionales, espirituales y mentales.

Algo falla en el alma, la mente y las emociones del obeso ya que ningún malestar es solo físico. Busca el libro Diccionario de las enfermedades y lo verás. Gratis en internet.

Autor:
Gonzalo Gallo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad