Publicidad
Dom Ene 21 2018
25ºC
Actualizado 04:54 pm
Miércoles 13 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

Oasis

Columnista: Gonzalo Gallo

Hay personas con carisma. Es como si emanaran una extraña energía, capaz de movilizar voluntades, tocar corazones y acaparar la atención.

No es fácil de definir eso, es un “no sé qué” que aúna simpatía, atracción, don de gentes y capacidad de influir en otros.

Los científicos han intentado averiguar sobre eso y, al parecer, algunos nacen con parte de esa cualidad, pero también se puede y se debe trabajar.

Las últimas investigaciones sobre cerebro y poder han encontrado rasgos innatos en los que participan hormonas, neurotransmisores y el aspecto físico.

Los componentes biológicos pueden suponer hasta un 35% de la materia prima de una persona carismática que asciende y gusta.

Hay buenos líderes sin carisma y también hay personas con carisma que para nada son líderes eficaces y eficientes.

Si tú te dedicas verás cómo cada día puedes ser más afable, de mejor humor, abierto a los demás y también aprendes a comunicarte mejor.

Esas son actitudes carismáticas como también lo son la claridad, el equilibrio, el buen humor y la servicialidad.

Buen pensamiento de Fernando Savater “ética es el esfuerzo constante por darle sentido humano a la libertad”.

También podríamos decir que es el compromiso de balancear con amor la libertad y la responsabilidad.

Y para acentuar su afirmación, el filósofo español cita esta ingeniosa frase del pensador norteamericano Jefferson:

“Algunas personas creen que nacieron con espuelas y que otros nacen con una silla de montar en la espalda”. Esos son los soberbios y los egoístas.

La verdad es que todos tenemos la misma dignidad y valorarla es aplicar una libertad amorosa y responsable.

Por eso tú y yo debemos preguntarnos: ¿Cada día soy con mis actos un creador o un destructor de humanidad?

Nuestro desafío es ser cada día más humanitarios, es decir, más amorosos, más sensibles y solidarios y compasivos.

Y para eso es la educación, para formar en la tolerancia, la bondad, la justicia y para vacunarse contra la indiferencia.

Autor:
Gonzalo Gallo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad