Miércoles 03 de Enero de 2018 - 12:01 AM

Oasis

Columnista: Gonzalo Gallo

A un empresario le falló su computador y alguien le recomendó a un experto que era el mejor en su campo.

Cuando llegó desarmó el computador, realizó varios chequeos y en poco tiempo cambio un chip, hizo una soldadura, y el aparato volvió a funcionar.

En su labor se demoró solamente unos quince minutos y entonces le pasó al empresario una cuenta por 200 dólares.

El dueño del aparato se ofuscó al mirar el monto de la factura y entonces le dijo en un tono fuerte al experto:

¿A usted no le parece un descaro cobrarme 200 dólares por algo que a usted sólo le tomó quince minutos reparar?

El otro permaneció tranquilo, sonrió, pidió un papel, se sentó a escribir y le pasó esta nota al airado empresario:

Comprendo su molestia. Le aclaro: 20 dólares por el nuevo chip. 30 por la reparación. 50 por saber qué hacer, 100 por los cinco años que estudié para saber qué hacer.

El empresario se calmó, también sonrió, le dio el dinero y le dijo: Gracias, me ha dado usted una valiosa enseñanza.

Orando están sin saberlo los que a conciencia trabajan la tierra, el hierro y la madera; los que investigan, crean, inventan y fabrican.

Orando están sin saberlo los enamorados de su obra, los que se consagran a su oficio con pasión, los que se entregan en cuerpo y alma a su tarea.

Con Dios están los que se empinan sobre las miserias de este mundo para dar vida en abundancia. Constancio C. Vigil.

Según un sabio la persona despierta o iluminada tiene la viva e impresionante sensación de que el universo tal como va, es bueno en su conjunto.

Es una sensación de alivio y libertad, de comunión cósmica y de profunda compasión por todo y por todos. Es sentirse uno con Dios y con el universo.

Cultiva con el amado Padre una constante y hermosa relación de amor,

y así tu vida es oración y tu oración es vida.

Haz que sea una fascinante y poderosa realidad lo que decía San Agustín: “Dios mío, tú siempre conmigo y yo siempre contigo”.

Autor:
Gonzalo Gallo
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad