Viernes 26 de Enero de 2018 - 12:01 AM

La gloria y no la riqueza

Columnista: Gustavo Galvis Arenas

Algunas personas están dedicadas a hacer comentarios negativos sobre la situación del país. Según ellos la leyenda de los israelitas se ha cumplido y estamos en el apocalipsis. Son pregoneros de la desesperanza. Consideran que el proceso de paz es un fracaso total y que estamos al borde de un gobierno a imagen del chavismo venezolano. No reconocen nada. Todos los esfuerzos del presidente Santos para ellos son ilusorios. Consideran que la justicia no existe, que todos los gobernadores son corruptos y que las altas cortes son un “nido de ratas”. Con esta alharaca solamente logran deslegitimar el Estado y conducirnos a un abismo político. Lo hemos planteado varias veces, nos acercaríamos a una democracia sin ley como dijera Aristóteles.

No todos los gobernadores son corruptos. En hechos puntuales y probados, algunos jefes de gobierno local han sido procesados y otros se encuentran tras las rejas. Los Magistrados de la Corte que han incurrido en faltas graves están siendo juzgados. Sabemos de los gobernadores, como el de Córdoba y la Guajira que han recibido el peso de la justicia. Y también fiscales y jueces que incurren en conductas reprochables están en la cárcel. Pero la mayoría de funcionarios son honestos y cumplen con su deber.

De todas maneras los delitos han aumentado. Y debemos los colombianos pedir que la justicia sea más severa y no creer que si todos son corruptos nosotros también debemos serlo. Es preciso plantear algunas reformas, como el sistema penal acusatorio y el fortalecimiento del Ministerio Público. La Procuraduría debe tener mejores herramientas igual que la Defensoría del Pueblo. Es preciso además modificar las Contralorías y acabar con el control posterior. El control previo era mejor y no como el actual que revisa hechos cumplidos. Sería necesario modificar el sistema de elección de los magistrados y hacer una gran campaña en las facultades de derecho para que se insista que lo más importante para el abogado es la dignidad.

Además, enseñar que los políticos deben buscar la gloria más que la riqueza.

Autor:
Gustavo Galvis Arenas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad