Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
19ºC
Actualizado 06:09 pm
Martes 18 de Octubre de 2016 - 12:01 AM

Congreso Mundial de Energía

Columnista: Gustavo Galvis Hernandez

Acaba de terminar en Estambul (Turquía) el 23° Congreso Mundial de Energía con más de 2.000 delegados de todo el mundo. La importancia del evento reunió a reconocidos líderes de la política y la ciencia. Energía, agua, alimentos, son los recursos críticos para la humanidad amenazada por la explosión demográfica imparable que se refleja en 80 millones de personas más todos los años, y que nacen principalmente en los países más pobres, los denominados “estados fallidos”, sin futuro a la vista.

El eje académico de la cumbre fue sobre lo que el Consejo Mundial de Energía denomina, el trilema energético: seguridad energética, equidad energética, y sostenibilidad ambiental. Tres inmensos desafíos para un mundo frágil, en lo político, lo económico, lo social y lo ambiental.

La seguridad energética implica mucha investigación e innovación para nuevas tecnologías en las llamadas redes inteligentes (Smart Grids), energías renovables (hídrica, eólica, solar, geotérmica), y eficiencia energética, todo ello con miras a bajar la producción de energía basada en el consumo de petróleo y carbón, causantes en gran medida, con la deforestación mundial, del cambio climático y el calentamiento global, que de no frenarse causará el colapso de la civilización.

La equidad energética implica dotar de este servicio fundamental, a todas las personas para su desarrollo económico y social. Centenares de millones no tienen electricidad causando factores de inequidad reflejada en conflictos y desplazamientos de comunidades enteras hacia los centros urbanos con dificultades inmensas para recibirlos dignamente.

La sostenibilidad ambiental, definida en el objetivo siete de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como la energía asequible y no contaminante -, es el gran desafío mundial junto a la lucha contra la pobreza y el hambre. En Colombia, implica la protección de páramos y bosques productores del agua para las hidroeléctricas. Parar la deforestación debe ser una razón de Estado.

Autor:
Gustavo Galvis Hernandez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad