Martes 22 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

El poder de la naturaleza

Columnista: Gustavo Galvis Hernandez

La noticia más importante de los últimos días ha sido el peligro de un desastre económico, social y ambiental de incalculables consecuencias, si llegase a colapsar la presa en construcción de la hidroeléctrica de Ituango, debido a las fuertes lluvias en la cuenca del río Cauca.

El megaproyecto, planeado durante varias décadas y desarrollado por las Empresas Públicas de Medellín -EPM- busca ser la fuente de hidroelectricidad más grande del país, con una capacidad de generar 2.400 megavatios, equivalentes al 17 por ciento de la matriz energética nacional.

Las imágenes que muestran los medios de comunicación son indescriptibles; cuando menos y en dónde menos se esperaba, un derrumbe taponó el túnel construido para la conducción del agua del río sobrante a la necesaria para las turbinas de generación.

Se espera que las complejas y costosas pero indispensables decisiones de EPM, que ameritan el apoyo y la solidaridad nacional, den buenos resultados. Ya vendrán los análisis de expertos sobre lascausas objetivas de lo ocurrido.

En este contexto toman fuerza nuevas estrategias para el abastecimiento sostenible de energía eléctrica para el país, en el mediano y largo plazo. Se posiciona la producción de energías renovables no convencionales como la eólica y la solar, para las cuales en algunas regiones del país hay condiciones climáticas especiales, en corrientes de aire y luminosidad.

También es urgente una política pública fuerte que pare la degradación de las cuencas hídricas por la deforestación. Las cuencas de los ríos Cauca -donde está Hidroituango- y Magdalena están muy afectadas.

Con el cambio climático global vendrán más eventos extremos de inviernos y sequías. Si estamos en el invierno normal de esta época del año, cómo hubiera sido lo de Hidroituango bajo un fenómeno de La Niña. Indispensable reflexionar con humildad y realismo sobre estrategias novedosas para la mitigación y adaptación a los futuros fenómenos climáticos extremos.

Autor:
Gustavo Galvis Hernandez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad