Publicidad
Dom Sep 24 2017
20ºC
Actualizado 08:50 pm
Martes 06 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

La ciudad rota

Columnista: Gustavo Galvis Hernandez

Los pobres resultados de la reciente encuesta de percepción sobre la calidad de vida de la ciudad y los demás municipios del área, presentados por el programa "Bucaramanga Metropolitana, Cómo vamos" no muestran nada diferente a lo que cualquier ciudadano interesado por los problemas de la urbe observa, siente, y sufre, cuando transita por cualquier calle. Pero lo más preocupante es que los últimos datos son peores con respecto al sondeo anterior. Esto es, que vamos de mal a peor.


Los problemas están a la vista: poca cultura ciudadana, la movilidad empeora, la inseguridad se siente; agreguémosle a esto la degradación ambiental por el desaseo y las basuras en gran parte de la ciudad, la contaminación atmosférica en determinados sectores, el ruido que todo lo invade, la contaminación visual, el caos en el espacio público y el deterioro físico de numerosos parques y zonas verdes, sin hablar del deterioro social con una mendicidad en aumento y con muchas personas en condiciones de extrema miseria que no tienen más recurso que utilizar como dormitorio y vivienda el hueco de cualquier edificio.


Las esperanzas están puestas en el nuevo gobierno municipal que comienza en Enero, liderado por un alcalde respaldado por un mandato electoral contundente; en el nuevo Concejo municipal al cual llegan lideres nuevos y frescos, y desde luego en el "poder social" cívico o ciudadano a través de distintas organizaciones o expresiones que deben intensificar sus esfuerzos para exigir, promover, gestionar, vigilar y auditar todo aquello que tenga que ver con el mejoramiento de la sostenibilidad de la ciudad y su área, en lo económico, social y ambiental.


Invertir en programas de cultura ciudadana intensos y permanentes debe ser una prioridad de los nuevos gobernantes. Una ciudad con gente culta y comprometida con la suerte de su ciudad marca la diferencia en cualquier agenda de competitividad. Y desde luego debe haber autoridades que se hagan sentir y respetar y ser eficaces a la hora de hacer cumplir las normas, reglamentos y leyes. No solo es con "comparendos educativos" que se logra el cambio. Cultura con autoridad, es la fórmula.

Autor:
Gustavo Galvis Hernandez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad