Publicidad
Dom Sep 24 2017
20ºC
Actualizado 08:50 pm
Martes 27 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Un balance pobre

Columnista: Gustavo Galvis Hernandez

Lo ocurrido en el mundo en el año que termina en lo político, económico, social y ambiental no es nada alentador ni hay signos de que las cosas mejoren próximamente. Ingenuamente se creyó que el colapso de la Unión Soviética hace dos décadas que puso fin a la "guerra fría" con Estados Unidos y alejó las posibilidades de una guerra nuclear entre las dos superpotencias, el mundo centraría sus esfuerzos en alcanzar el desarrollo sostenible, en frenar la explosión demográfica, en atacar la miseria y la pobreza que golpea a la inmensa mayoría de la gente del planeta y en tomar las acciones adecuadas, concretas y efectivas para enfrentar la amenaza ambiental más grave para la humanidad: el cambio climático y el calentamiento global.


En el plano político, si bien es cierta que fueron derribadas las dictaduras de Túnez, Egipto y Libia, eso no asegura estabilidad en la región ni el paso fácil a sólidos sistemas democráticos. Por el contrario existe el temor de que se establezcan gobiernos islámicos sectarios que tampoco van a resolver prontamente el problema del desempleo de millones de jóvenes desesperados. La salida de Estados Unidos de la guerra de Iraq amenaza con agudizar los enfrentamientos internos de carácter étnico y religioso. En Afganistán ocurre lo mismo. En Siria la situación es explosiva y en Irán los esfuerzos para evitar que fabrique armas atómicas han sido hasta ahora inútiles con el peligro que ello significa para la seguridad y la supervivencia de Israel.


En el plano social, el mundo se abarrota más al llegar a los 7.000 millones de personas con todo lo que ello implica para la salud ambiental del Planeta enfermo. El desempleo es el rasgo generalizado en el mundo y la causa principal de las protestas sociales en países ricos y pobres y en el grito rabioso de los "indignados", y lo que esta conduciendo a cerrar la puerta a la inmigración y al odio o xenofobia en numerosos países contra los extranjeros. Y en lo ambiental, el fracaso del mundo en Durban, sin acuerdos globales contra los gases de efecto invernadero, conducirá a la humanidad al colapso ecológico global.

Autor:
Gustavo Galvis Hernandez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad