Publicidad
Mié Oct 18 2017
21ºC
Actualizado 07:57 am
Martes 31 de Enero de 2012 - 12:01 AM

Adoptar un parque urbano

Columnista: Gustavo Galvis Hernandez

Hace unas semanas aparecieron en la primera página de Vanguardia Liberal escoba en mano y barriendo un parque el joven Gobernador de Santander, Richard Aguilar, y el Alcalde de Bucaramanga, Luis Francisco Bohórquez; fue un mensaje claro y contundente de cultura ciudadana y de propósito común de las dos administraciones de recuperar los parques de la ciudad, la mayoría descuidados, deteriorados, desordenados, sucios, inseguros y alejados de la comunidad.
Pero ese no solo debe ser un objetivo gubernamental. El contexto de la “responsabilidad social y ambiental”, empresarial e individual, es la oportunidad para que el civismo y la solidaridad con la ciudad vuelva a renacer con hechos y ejemplos concretos y se comience un “plan padrino por los parques” por parte de los gremios, empresas, universidades, colegios, organizaciones sociales e instituciones oficiales, desde luego debidamente planeado, organizado, dirigido y coordinado, para que sea sostenible y de largo alcance.
Lo primero que se debe hacer por parte de las administraciones oficiales o de la Sociedad de Mejoras Públicas, si se les contratara esta misión, es la realización de unas reparaciones básicas -no las remodelaciones de cemento, baldosas y tala de árboles- como el mantenimiento y cuidado de los árboles sobrevivientes a la depredación, la siembra de nuevas especies, la recuperación del prado, la reparación de senderos y bancas y en lo posible el encerramiento con cercas vivas o verjas metálicas que le den un tono de protección y seguridad como se ve en los mejores parques de Bogotá o en las bellas ciudades de Ottawa, Montreal o en el famoso Central Park de Nueva York.
Las canecas para la basura son muy importante; indispensable el guarda parques permanente que lo mantenga totalmente limpio de residuos sólidos, con riego adecuado a las áreas verdes, y que informe a la policía de cualquier hecho anormal. Pero más importante aún, el diseño de un reglamento para su funcionamiento: Los parques deben ser exclusivamente para recreación pasiva y descanso, ausentes de ruido y de bebidas alcohólicas, con control a las ventas ambulantes. Si esto se logra, la gente volverá a los parques a reencontrarse con la naturaleza en un ambiente sano.

Autor:
Gustavo Galvis Hernandez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad