Publicidad
Vie Ago 18 2017
22ºC
Actualizado 09:54 pm
Martes 27 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

De Lenin a Putin

Columnista: Gustavo Galvis Hernandez

El revolucionario ruso  Nechayev decía: “No basta  con matar a un  adversario. Antes hay que despojarlo de su honra.” Y Nikolai Krylenco, comisario de Justicia de Lenin  afirmaba: “Debemos ejecutar  no solo a los culpables. La ejecución de personas inocentes impresionará aún más a las masas”.


Con esta siniestra filosofía del poder se desarrolló la revolución bolchevique que implantó por más de 70 años un régimen totalitario caracterizado como ninguno por Stalin, quien con su férrea voluntad de posicionar el sistema comunista al  precio que fuera sobre lo que se denominó la Unión Soviética, llevó al imperio a convertirse en una superpotencia militar junto con  los Estados Unidos de América después de la segunda guerra mundial, para dar inicio a lo que se conoció como la “guerra fría”, caracterizada por la amenaza de una confrontación nuclear entre los dos países.


Pero detrás de la “cortina de hierro” como la bautizó Winston Churchill, se desarrollaba con todo su terror el estalinismo,  donde como lo expresó alguien, “jamás la historia conoció tanto odio contra el hombre”. Más de cuarenta millones de víctimas del cruel régimen pasaron por los pelotones de fusilamiento sin juicios serios o fueron  arrancadas de sus residencias  en las madrugadas por la policía secreta para meterlas a las mazmorras de las cárceles y llevarlas a campos de  concentración y de muerte en las heladas estepas de Siberia,    como  Solzhenitsin en su libro Archipiélago Gulag relatara extensamente la eliminación infame de quien se atreviera a hacer la menor crítica contra el régimen.


Continuaron Jruschov, Brezhnev, Andropov y Chernenko, hasta llegar al derrumbe del régimen, al glasnost (transparencia) y perestroika (reestructuración)  de Gorbachov y al  cambio radical con Boris Yeltsin, el verdadero reformador y  destructor de la  “nomenklatura” comunista.


Ahora regresa de   nuevo a la Presidencia de la Federación Rusa Vladimir Putin, quien fuera Teniente Coronel de la temible policía secreta KGB, un líder carismático para amplios sectores de la sociedad rusa, una especie de James Bond  de verdad, cinturón negro, aficionado a los deportes extremos, pero sobre todo representante de amplios sectores del pueblo ruso que añoran volver a la  grandeza  del imperio perdido.

Autor:
Gustavo Galvis Hernandez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad