Publicidad
Lun Ago 21 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm
Martes 17 de Abril de 2012 - 12:01 AM

No usar y tirar: reciclar

Columnista: Gustavo Galvis Hernandez

“La sociedad del despilfarro en que ha desembocado la civilización, derrocha tanta energía, emite  tantos gases de efecto invernadero y genera tanta contaminación atmosférica, tanta lluvia ácida, tanta polución al agua, tantos residuos tóxicos y tanta basura, que se está estrangulando así misma”.  Lester Brown, experto ambientalista.  


En las ciudades más limpias de los países desarrollados como Ottawa, capital del Canadá, el servicio de aseo  comienza con el reciclaje en la fuente de producción, continuando con la recolección, transporte y disposición final de los materiales no reciclables. La ciudad es extremadamente limpia por la eficiencia de la empresa operadora, pero fundamentalmente  por la cultura ciudadana. La gente no bota basura. Quien lo haga sufre rechazo social y fuertes multas.


El reciclaje en la fuente lo hacen  de la siguiente manera: en las residencias los materiales reciclables se colocan en  bolsas transparentes; en una está el plástico, metales y  vidrio; en otra el papel y el cartón. En una bolsa negra se deposita lo no reciclable, el resto de desechos domésticos. El servicio de recolección pasa una vez a la semana, con un carro recolector para las bolsas negras y otro  para el material  de reciclaje. Al comienzo del año, a los usuarios se les entrega el calendario correspondiente a la recolección de la basura, de tal manera que nadie puede sacarla fuera de los horarios y las fechas asignadas.


En nuestro medio, con los ajustes necesarios, podría aplicarse un modelo similar,  con estrategias adecuadas e intensas  campañas de cultura ciudadana y desde luego, con empresas para el servicio de aseo, sólidas y eficaces. Hay poderosas razones económicas, sociales y ambientales para darle sostenibilidad a este proceso.  Los materiales aptos para el reciclaje- plástico, metales, vidrio, cartón, papel-  tienen mercado y sus precios van en aumento;  pueden ser una fuente de trabajo digno para los recicladores;  muchos  realizan su dura labor, por no haber  reciclaje en la fuente, en condiciones vergonzosas, escarbando la basura ya mezclada y contaminada en los andenes y las calles. Ambientalmente significa mucho ahorro de materias primas, energía, combustible fósiles, y la salvación de millones de árboles para la producción de papel.

Autor:
Gustavo Galvis Hernandez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad