Publicidad
Jue Nov 23 2017
25ºC
Actualizado 11:57 am
Viernes 28 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

El saqueo al estado

Columnista: Gustavo Galvis Arenas

Hay teorías sobre el estado que lo consideran importante e indispensable; otras consideran que solamente es útil en determinados momentos, pero de todas maneras actualmente no hay quienes planteen la desaparición del Estado. Ahora todos quieren utilizarlo de alguna manera, mas sin embargo, algunas sociedades actuales buscan por todos los medios posibles desmantelarlo.


Los pueblos antiguos durante las guerras aprovechaban los asaltos a las ciudades para saquearlas. Así ocurrió con Troya, con Cartago y luego Roma, asaltada por los galos. Los generales y los reyes permitían a sus tropas de asalto que saquearan totalmente las ciudades. Era una forma de acrecentar la paga. Nosotros nos orgullecemos cuando decimos que la humanidad, por medio de la educación y la civilización, ha cambiado. Pero parece que las modificaciones son solo maquillajes y el ser humano continua siendo igual. Veamos, la Unión Soviética duró casi un siglo creando un hombre nuevo y después del desmoronamiento del gran país socialista nos encontramos con un hombre muy parecido al que habitaba en ese país en la época de los zares. Son supersticiosos, les gusta la monarquía y la corrupción penetro fácilmente al nuevo estado.


Estos prolegómenos son para hacer un corto análisis sobre la relación actual entre el individuo y el Estado. Algunos todavía quieren fortalecerlo, mientras otros pretenden acabarlo. Les parece incómodo. Están equivocados, cuando hay crisis financieras o bancarias las sociedades liberales acuden al Estado y muchas empresas buscan su protección. A los neoliberales radicales les estorba el estado y los intervencionistas confían demasiado en su poder. Por esta razón algunos economistas plantean la necesidad de acabar con los radicalismos y establecer un equilibrio entre el estado, la empresa, la sociedad y el individuo.


Pero aquí en Colombia el estado se ha convertido en el instrumento para las cuestiones positivas y negativas; todos critican al estado por inoperante, pero la mayoría de las personas cuando tienen algún problema de iliquidez o de catástrofe acuden al estado. Pero la grave es que consideran que el estado es la ciudad del saqueo. Muchos empleados llegan a la administración no como abanderados de un partido o de una idea, sino con el fin de saquear las arcas. En los últimos meses hemos vistos con horror cómo en todas las instituciones gubernamentales funcionarios de todas las "pelambres", con doctorado en EU y Europa o con simple bachillerato veredal quieren saquear el estado. Hay honrosas excepciones, pero son seres en vía de extinción.

Autor:
Gustavo Galvis Arenas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad