Publicidad
Vie Nov 17 2017
21ºC
Actualizado 06:39 pm
Viernes 06 de Enero de 2012 - 12:01 AM

Identidad regional

Columnista: Gustavo Galvis Arenas

Cada pueblo tiene sus características que lo hacen diferente a los otros. Es la identidad. A pesar de las transformaciones que sufre el mundo por virtud de la tecnología, la educación y los diferentes procesos de cambio, se conservan situaciones que lo hacen especial. Por ejemplo, Francia es uno de los países de mayor desarrollo cultural y económico del mundo, pero conserva señales que le son propias. Su vecino Alemania también tiene esas manifestaciones. Son tradiciones que no significan un proceso retardatario, sino que le dan su sello.


Inglaterra, el pueblo de la revolución industrial, del invento del liberalismo y de muchos otros descubrimientos importantes, se ha ido transformando progresivamente, hasta convertirse en un país moderno, equitativo y de figuración en las primeras planas del progreso mundial. Pero tiene su propio sello que lo diferencia de Francia y de Alemania. Es la identidad. Y es curioso, por ejemplo en Gran Bretaña y Estados Unidos hablan el mismo idioma pero existe un Ingles Británico y otro norteamericano.


En el interior de los países ocurre algo similar. Están divididos en regiones cada una con idiosincrasia particular y aun costumbres diferentes. En Europa es mucho más notorio porque hay países, en cuyas regiones hablan idiomas diferentes. En Colombia tenemos un país de regiones con características propias e identidad regional. Nariño por ejemplo, tiene algo de influencia Inca, Antioquia, es una región de gente emprendedora, rebuscadora y con características especiales y así casi todos los departamentos. Santander es una región de amplias tradiciones y con una identidad regional muy definida. No es el criterio retardatario de conservar viejas costumbres anquilosadas en el tiempo sino un conjunto de formas y señales que diferencian a los Santandereanos del resto del país


Infortunadamente, mientras en otros lugares del país se fortalece la identidad regional, como en Antioquia, la costa y Nariño nosotros hemos volatilizado nuestra forma de ser.


Por ejemplo, se dice con gran orgullo que Bucaramanga es la capital del vallenato y curiosamente en la celebración de la fundación de nuestra ciudad la conmemoraron con un concierto de un rey vallenato. A todos nos gusta esta música pero en ella se reflejan la vida y las costumbres de otra región. Allí se habla de Francisco el hombre, de la calle del Cesar, de las sabanas de Bolívar y del liceo Celedón. La invasión de la cultura del rebusque Antioqueño ha convertido nuestras ciudades en un verdadero mercado persa. La falta de identidad regional entonces hace que ya en nuestra Bucaramanga no hay personas que se preocupen por la limpieza y el orden que caracterizaban nuestra ciudad. La ausencia de identidad regional tiene como consecuencia la consolidación de unas ciudades cuyos habitantes no sienten el amor y el dolor por sus estructuras.

Autor:
Gustavo Galvis Arenas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad