Publicidad
Jue Ago 17 2017
21ºC
Actualizado 05:26 am
Domingo 23 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Justicia versus Paz

Columnista: Hernando Gomez Buendia

En el Congreso cursa otro proyecto de reforma constitucional que permite al Estado “renunciar a la persecución” de los delitos que estime necesarios para terminar “el conflicto armado interno”. Para “proteger” a las víctimas, se aplicarían “mecanismos colectivos y no judiciales”, como decir la verdad o devolver las tierras. El proyecto, avalado por Santos, sacaría del “limbo” a 26 mil desmovilizados y abriría la puerta para futuras negociaciones. Sería la paz.

Pero la paz a costa de una impunidad aún más descarada que las otras 63 amnistías por decreto, por ley o por “artículo transitorio” que hemos tenido desde el siglo XIX. Y es la más descarada porque no habría siquiera un proceso judicial como los de la ya complaciente “Ley de Justicia y Paz”.   
Igual que con las amnistías tributarias repetidas, los grandes criminales se acostumbraron a esperar la nueva “coyuntura” para que sus horrores sean perdonados. Es la primera -y principal- condición que no se cumple para que tenga sentido sacrificar justicia por paz: en lugar de acabarla, esta costumbre aumenta la violencia.

En otras partes estas leyes se llaman de “punto final”, porque vienen después de acabarse el conflicto. La “justicia transicional” sólo vino a operar cuando Mandela ya era Presidente, cuando Videla o Pinochet se habían ido. Pero aquí estas leyes se anticipan con la buena intención de abrirle campo a los acuerdos… y el resultado es una paz incompleta y contrahecha como las que siguieron a nuestras 63 amnistías.
Aun así, puede ser que cada vez se haya creído que “esta vez sí llegará la paz”. Más aún: la encrucijada del alma más difícil para un gobernante puede ser el dilema entre justicia y paz.

La paz es un bien supremo. Y la justicia también. Son dos valores que no pueden reducirse el uno al otro, ni se puede decir cuánta justicia vale cuánta paz. Escoger entre ambas es una decisión moral donde no cabe el cálculo sino el juicio que llaman “prudencial”: ¿Cuánta justicia creo yo en conciencia que puedo sacrificar a cambio de cuál paz? Ese juicio se llama “prudencial”, porque no es caprichoso o arbitrario: hay siempre que entregar el mínimo de justicia a cambio del máximo de paz –o viceversa. Por eso la comunidad internacional ha establecido parámetros que marcan diferencias entre justicia transicional e impunidad:

-El más obvio es que el perdón produzca paz. Y como en este momento no se esperan negociaciones con ningún grupo armado, el argumento grueso es evitar que los desmovilizados vuelvan a sus andadas.  Pero por una parte no es mucho lo que ellos tienen que temer de la justicia (de 3682 casos postulados se han resuelto 4 en estos 7 años) y por otra parte, no sólo los desmovilizados, sino millones de muchachos tendrían motivos u ocasión para irse a las andadas.

- Otro límite son los crímenes de  guerra y de lesa humanidad, la destrucción de pueblos o las torturas que por ningún motivo pueden perdonarse. Si Colombia lo hiciera, serían juzgados por la CPI.

-La justicia tiene que ser administrada por jueces y si no, no es justicia. Por tanto “renunciar a la persecución penal” supone que los jueces califiquen los casos (así sea de modo muy sumario).

-El gobernante que pone en la balanza la justicia y la paz, tiene que desear la justicia tanto como la paz. Si esto se cumple o no en Colombia es algo sobre lo cual solo puede pronunciarse el “juicio prudencial” de la lectora o lector.

Autor:
Hernando Gomez Buendia
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad