Publicidad
Mar Nov 21 2017
21ºC
Actualizado 08:29 am
Sábado 08 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Tejados que matan

Columnista: Hortensia Galvis Ramírez

Parece que en Colombia nadie está seguro ni bajo su propio techo. Las tejas más populares, que son las producidas por Eternit, son de excelente calidad si están destinadas a la exportación. Pero las que quedan en Colombia para techar nuestras escuelas, hogares, fábricas y hospitales, en vez de protección, lo que ofrecen son un acceso lento, pero seguro, a la enfermedad y la muerte. Es así porque esas tejas de fibrocemento contienen asbesto blanco también llamado crisotilo o amianto. Esta fibra volátil e invisible representa un peligro silencioso, pero mortal, para quien lo respire, además contamina el aire y los recursos de agua. La Organización Mundial de la salud ha determinado que el asbesto es cancerígeno para los humanos y por ello su uso ha sido prohibido en mas de 55 países.

La semana pasada, en la plazoleta de Transmilenio en Bogotá hubo una protesta simbólica de 30 voluntarios, acostados en camillas de hospital y provistos de máscaras de oxígeno. Ellos han querido alertar al público con pancartas que decían “Eternit= Asbesto= Cáncer”. El asbesto es un material flexible, de bajo costo y resistente al calor y al fuego, que ha sido usado como aislante en la construcción y en la industria automotriz. En Colombia ya 300 millones de metros cuadrados de edificaciones han sido techados con este producto tóxico, a pesar de que Eternit posee una tecnología limpia, que usan para sus productos de exportación.

En nuestras poblaciones mueren por inhalación de asbesto alrededor de 320 colombianos al año. El caso más sonado fue el de Ana Cecilia Niño Robles, una colombiana que vivió cerca de una fábrica de Eternit y a los 40 años fue diagnosticada con cáncer de pulmón, por inhalación de asbesto. Ella murió en medio de su lucha por evitar más muertes inútiles. Pero el Gobierno hasta ahora no ha respondido a su denuncia y la misma sigilosa sentencia de muerte continúa acechando a muchos, tal vez desde el techo de su propia casa.

Autor:
Hortensia Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad