Publicidad
Dom Nov 19 2017
20ºC
Actualizado 07:09 pm
Sábado 05 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Libertad

Columnista: Hortensia Galvis Ramírez

Algunas personas creen que: “libertad es hacer lo que me da la gana”, pero eso no es posible y nunca lo será, porque los derechos de una persona terminan donde comienzan los de los demás. En nuestra sociedad el hombre realmente no tiene libertad porque existe un sistema de control, muy efectivo, que implanta en nuestra mente creencias limitantes. Nuestras diferencias son domesticadas por la educación; la televisión nos hipnotiza con sus mensajes subliminales; las publicaciones de los medios justifican nuestras razones para tener miedo; los políticos manipulan la opinión por medio de mentiras; las religiones dominan a las mentes infundiéndoles miedo y culpabilidad; la ciencia y la salud están enfocadas en aumentar sus ganancias y tenemos un sistema bancario corrupto que maneja la economía para sembrar pobreza.

Ser conformistas con este paradigma nos llevará a morir como una copia, sin sospechar siquiera quienes somos. Todos fuimos creados como seres únicos, con talentos diferentes y apariencias muy variadas, en eso consiste la maravillosa diversidad de la creación. Pero el miedo a “no ser como los demás” hace que, entre otras expresiones del rebaño, las mujeres luzcan como clones, con sus pelos largos planchados, sus incómodos zancos de tacón alto y sus vestidos apretados, todas ellas ciegas ante el dictado de la moda, que las enfoca en un consumismo desaforado.

Podemos liberarnos de esas desdichas con la comprensión de que existe una Ley Universal, la de “Correspondencia”, por la cual, con nuestros pensamientos atraemos lo que es semejante y afín. Esa ley actúa cuando la actitud de víctima atrae a su victimario y nuestros miedos más profundos se convierten en nuestra próxima experiencia. La vivencia es el camino difícil para trascender el miedo. Pero: “cambia tus pensamientos y cambiarás tu vida”, si mentalmente cancelas los de miedo, juicio, culpa y apego y los sustituyes por pensamientos positivos y amorosos, verás florecer tu vida con los mejores resultados. Además, por ley de correspondencia el mundo exterior cambiará, si cada uno de nosotros cambia.

Autor:
Hortensia Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad