Publicidad
Mar Nov 21 2017
19ºC
Actualizado 09:48 pm
Sábado 12 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

El arte de crear la realidad

Columnista: Hortensia Galvis Ramírez

Si decimos que existe algo que puede recorrer el espacio infinito en tiempo cero, pensamos que se trata de la presencia de Dios; sin embargo hablamos es del pensamiento humano. “Fuimos creados a su imagen y semejanza” y aparte de la herramienta del pensamiento se nos otorgó también el poder divino de crear. Cuando el hombre usa juntas las dos fuerzas primordiales del universo: la energía eléctrica, que es el pensamiento, más la fuerza magnética, que es el sentimiento, es creador de su propio destino. Pero hasta ahora hemos tratado es de intervenir donde no tenemos dominio (cambiar al otro, o manipular sucesos externos) desdeñando en cambio el logro de la transformación de la propia vida. Mantener el pensamiento atado a experiencias dolorosas del pasado y devolvernos a acariciar los sentimientos negativos que nos hayan dejado es condenarnos a una cadena de sufrimiento que se retroalimenta. Cuando mentalmente revivimos esos antiguos dramas el cuerpo reacciona bajando el sistema inmunológico y produciendo multitud de alteraciones negativas que terminarán manifestándose como enfermedades. Y si insistimos habitualmente en traer esos recuerdos, literalmente estaremos creando nuestro futuro como una réplica del pasado. Esto equivale a cancelar nuestro libre albedrío y quedar atrapados en la rueda repetitiva del Karma. La liberación llega con la práctica de observar nuestros pensamientos y, cada vez que se dirijan al pasado, voluntariamente los traemos al presente. Observando el pensamiento vamos haciendo consciente lo inconsciente y aprendemos más sobre nosotros mismos. En el “aquí y el ahora” tenemos un caleidoscopio de oportunidades que nuestros 5 sentidos disfrutan y apoyan. Cuando la consciencia está en el “modo del observador”, es posible saborear el acto sublime de crear, sabiendo que donde ponemos la atención está la energía. A esta experiencia la llamamos meditación, una técnica milenaria que conduce al despertar de la consciencia total. Recordar quiénes somos es la única llave que nos puede abrir las puertas del paraíso.

Autor:
Hortensia Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad