Publicidad
Mar Sep 26 2017
27ºC
Actualizado 01:33 pm
Sábado 02 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

La gratitud

Columnista: Hortensia Galvis Ramírez

Estudios científicos del doctor Glenn Fox (neurocientífico del “Instituto del cerebro y la creatividad” de California), sugieren que “sentir gratitud mejora la calidad del sueño, realza las relaciones románticas, protege de enfermedades, nos motiva a hacer ejercicio y es un gran estímulo para alcanzar la felicidad”. Se sabe que existe una relación clara entre el estado mental de una persona y la salud que expresa su cuerpo. El doctor Fox con su equipo de colaboradores lo investigaron. Explica el doctor Fox: “Con procedimientos inductivos modernos logramos provocar sentimientos de gratitud a cientos de voluntarios y con resonancias magnéticas medimos lo que ocurría: observamos que sus cerebros mostraban una actividad en la región localizada en la mitad de la corteza pre-frontal, que es un área que está asociada con empatía, comprensión, alivio del stress y reducción del dolor. Esa región además conecta con la parte del cerebro que regula los latidos del corazón.

En estudios posteriores, el Dr. Prathik Kini, de la universidad de Indiana, complementó los resultados del Dr. Fox. El Dr. Kini y su equipo investigaron “cómo la práctica de la gratitud puede alterar las funciones de un individuo depresivo”. Encontraron evidencia de que ese sentimiento positivo induce cambios estructurales, por lo que concluyeron que “vivir en gratitud puede darnos la posibilidad de re-cablear nuestro propio cerebro”.

La gratitud, como virtud, ha sido valorada por todas las filosofías y religiones del mundo, pero hasta ahora no conocíamos otros beneficios que puede aportar: la felicidad interior y la salud del cuerpo. Mi maestro Gerardo Schmedling afirmaba que la falta de gratitud es también la causa del empobrecimiento. Él decía: “Quien se queja de lo que tiene, está en camino de perder lo que necesita”. Mientras que vivir agradecido es la fuente de la felicidad: “Tengo todo lo necesario para ser feliz, porque soy feliz con lo que tengo”. Sus palabras nos hacen conscientes de por qué hay pobres que viven felices y en ocasiones los más ricos son increíblemente desgraciados.

Autor:
Hortensia Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad