Publicidad
Mar Nov 21 2017
24ºC
Actualizado 12:25 pm
Sábado 09 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Marihuana para la construcción

Columnista: Hortensia Galvis Ramírez

Mientras el mundo avanza con nuevos descubrimientos y oportunidades, Colombia se queda atrás atada a prejuicios atávicos que no le permiten renovarse. Una variedad de nuestra colombianísima marihuana está revolucionando la industria de la construcción alrededor del planeta: es la Cannavis Sativa, que no tiene propiedades narcóticas y ofrece amplias posibilidades para la medicina, la manufactura de textiles y la construcción. La demanda internacional por esta variedad de marihuana crece, pero en Colombia su cultivo continúa siendo ilegal.

La industria de la construcción cuenta ahora con un tipo de concreto de superior calidad que resulta de añadir el interior del tallo de la Cannavis Sativa a la mezcla de hormigón. Este nuevo material llamado en inglés “hempcrete” (concreto de marihuana), es flexible, versátil y más barato, porque requiere menos energía para producirlo. Paredes, pisos y tejados construidos con él quedan a prueba de fuego, impermeables y, si no tocan tierra, nunca se pudren. Este asombroso producto facilita el trabajo por su peso ligero. Los terremotos no pueden agrietarlo porque es tres veces más resistente que el concreto normal. Además, con el tiempo el hempcrete se petrifica y esto hace que las edificaciones duren miles de años en vez de cientos, como es el promedio de las actuales.

El hempcrete es un material ecológico porque en su ciclo de crecimiento la Cannavis Sativa absorbe grandes cantidades de carbón que, de otra manera, se liberaría al medio ambiente en forma de CO2. Su cultivo es fácil y barato: las plantas no requieren fertilizantes, ni pesticidas, ni fungicidas y maduran en 14 meses. Los chinos se adelantaron en aprovechar este descubrimiento y ya cuentan con grandes cultivos en su país. En Canadá las ventas totales de ladrillos de hempcrete en el 2014 ascendieron a 620 millones de dólares. Y Europa, con Alemania y Holanda a la cabeza, son grandes compradores del producto. Mientras tanto Colombia continúa dormida, quejándose porque sus exportaciones descienden.

Autor:
Hortensia Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad