Publicidad
Vie Nov 17 2017
24ºC
Actualizado 12:22 pm
Sábado 16 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

El despertar de la consciencia

Columnista: Hortensia Galvis Ramírez

Todas las facetas que caracterizan tu personalidad tienen su soporte en el pasado. Son el resultado de tus experiencias vividas, de los pensamientos y sentimientos que has cultivado, de los hábitos repetitivos inconscientes y, sobre todo, de la imagen mental que has forjado de ti mismo. Puedes pasar el resto de tu vida repitiendo el mismo modelo, tal vez expresando: frustración, agresividad o intolerancia. Sin embargo, también es posible para ti aprovechar los regalos del presente y convertirte en ese ser sano y feliz que tu en secreto has anhelado.

Examina en tu interior aquello que te incomoda. ¿Cómo puedes cambiarlo? Reflexiona cómo desearías ser y diseña esa imagen en tu mente. Que tus deseos de cambio sean el combustible que la anime, hasta que puedas fundirte con ella y asimilar sus cualidades. Primero necesitas cambiar tus pensamientos y actitudes, seleccionando las que sean más afines con esa figura ideal que vive ya en ti. Igual que lo hace un actor (actriz), representa en adelante ese rol en todos sus aspectos. Si eres constante, lo que comienza como un juego llegará a cambiar tu destino. La técnica es muy simple: ¿deseas convertirte en un marido afectuoso?, ¿o en un Maestro Ascendido? Afirma que ya lo eres y compórtate como si lo fueras. Ten confianza, la práctica continua hace al maestro.

El secreto es vivir consciente, lo que significa vigilar que tu mente permanezca en el presente, donde puedes actuar. La trampa consiste en evocar eventos del pasado, ya vividos y superados e inconscientemente provocar la repetición de vivencias parecidas. En cambio, si te anclas al presente tendrás la guía de tu propio corazón para crear algo nuevo y valioso en cada instante. Con la transformación que hayas realizado, tu energía será liberada y manifestarás tu pleno potencial humano, antes dormido. Porque esa tarea, ya finalizada, implica el despertar de la conciencia, que es representado en la alegoría de la princesa que convierte al sapo en su príncipe encantado.

Autor:
Hortensia Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad