Sábado 03 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

Fluir con la vida

Columnista: Hortensia Galvis Ramírez

Uno de los secretos de la felicidad y del éxito es saber fluir con la vida. Hay períodos de monotonía, donde las actividades y los quehaceres se repiten y cada día transcurre parecido al anterior. Pero cuando un ciclo de aprendizaje termina, repentinamente las circunstancias cambian y nos vemos lanzados hacia lo imprevisto y desconocido. Puede ser un matrimonio de muchos años que termina, o la quiebra del negocio que sostenía nuestra economía, o la decisión de renunciar a un trabajo que tal vez ya no nos ofrecía ni oportunidades de progreso, ni satisfacción alguna.

Los virajes repentinos de la vida no son fracasos y sería un grave error considerarlos como tales. Esa actitud rendiría nuestro corazón al odio, al rencor, la depresión y el deseo de venganza. Guiados por sentimientos negativos nos haríamos correspondientes con una cadena de contrariedades, hasta que por saturación comprendiéramos y aceptáramos que el hecho detonante que nos cambió la realidad era una oportunidad disfrazada que no reconocimos.

La finalización de un ciclo es verdaderamente la señal de que hemos superado exitosamente una etapa de la vida y por ello debería haber celebración y no tristeza. Yo recuerdo el día en que me divorcié de mi marido: salí de la oficina del abogado directo a una joyería y me compré unos aretes de diamante y pensé: “me casé con un diamante, ahora me descaso con dos”. Fue un símbolo, pero mi inconsciente lo captó y me ayudó a construir un futuro a mi medida, que exigió más de mí, pero que me sacó de una situación de limitación que opacaba mi vida con densos nubarrones.

El único objetivo de estar vivos es aprender, por ello no está permitido estancarnos cómodamente donde ya hemos agotado toda posibilidad de superación. Cuando la vida da un giro, nos enfrenta con nosotros mismos.

¡Aleluya! ese es el día del despertar, cuando un nuevo amanecer nos regala la maravillosa oportunidad de enfocarnos en la realización de nuestros sueños.

Autor:
Hortensia Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad