Sábado 10 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

La seducción de los dulces

Columnista: Hortensia Galvis Ramírez

Cuando hablamos de dulces siempre los asociamos con los niños. Pero los culpables de crear el gusto por el dulce en los niños somos nosotros, los adultos. Cuando usamos como “premios”: chocolatinas, helados, galletas, gomitas y gaseosas les creamos a nuestros hijos una asociación inconsciente entre placer y azúcar, que les acompañará toda la vida. ¡Cuidado! en los últimos años se ha descubierto una faceta muy negativa de los efectos del azúcar para la salud del cuerpo. Según la Organización Mundial de la Salud, las consecuencias del alto consumo de azúcar ya han sido comprobadas: “daño al sistema inmunológico, diabetes, cáncer, alzheimer, sobrepeso, obesidad, azúcar en la sangre, cambios de humor y adicción al azúcar”. Esta información ha dado la vuelta al mundo, sin embargo, el consumo de dulces en vez de disminuir, ha aumentado un promedio de 16 a 25 kilos anuales per cápita.

Del 28 al 31 de enero de este año se celebró en Colonia, Alemania la “Feria de los Dulces”, con la participación de 1.660 expositores, procedentes de 73 países. También asistieron directivos de la OMS, quienes presentaron propuestas que estimaban de urgente implementación: 1)”aplicar impuestos especiales a las bebidas y los dulces con altos contenidos de azúcar y 2) imponer límites a los niveles de azúcar y grasa en las comidas”. Esos planteamientos razonables fueron rechazados enérgicamente por la industria azucarera. Sin embargo, sí lograron que la Unión Europea cancelara la subvención vigente del azúcar y en adelante sus productos competirán en el mercado mundial sin la protección estatal. La industria de los dulces no está dispuesta a mermar el grado de azúcar en sus productos, como se les pidió, sus prioridades siguen siendo: expansión y más ganancias. Y, mientras los hábitos alimenticios de la población no cambien, la salud de los ciudadanos estará comprometida. Por lo cuál la OMS emitió una alerta de “epidemia mundial”, porque prevé un aumento drástico de obesidad y diabetes, acompañadas por un séquito de complicaciones.

Autor:
Hortensia Galvis Ramírez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad