Publicidad
Jue Dic 14 2017
23ºC
Actualizado 05:50 pm
Jueves 10 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Zaperoco

Columnista: Inquisidor

Cita.  
Zaperoco “versus” Hernando Gómez Buendía.

Soy un enamorado de mi idioma castellano y leo con mucho interés todo comentario que me ayude a cultivarlo. Por eso soy aficionado a los comentarios de Zaperoco. Pero dicho lingüista se torna confuso en sus comentarios por zaherir a quienes se propone corregir y sus lectores, interesados en sus enseñanzas, nos quedamos en las mismas. Tal ocurrió hoy con el término “versus” que utilizó el señor Gómez Buendía. Zaperoco se extendió en su comentario tanto que terminó sin informarnos cómo ha debido el señor Gómez titular su artículo.

Le sugiero al señor crítico que, en adelante, escriba en forma correcta la frase que le suscita su comentario y, después sí, se desplaye en sus ironías, si no puede prescindir de ellas.

(5/11/11 Opinión. Roque Julio Vargas Duarte).

Comentario.
Antes de entrar en materia, debo confesarle que mi columna es crítica, no pedagógica, y apunta a quienes usan los medios de comunicación sin responsabilidad suficiente en el uso del castellano, que tanto amamos usted y yo.

Acerca de lo confuso de la retórica, releí mi escrito y encontré afirmaciones concatenadas: “versus” se usa como ‘contra’, pero es inexistente en el castellano; los narradores deportivos (angloparlantes) la adaptaron del latín, de la preposición que en esa lengua significa ‘hacia’; y, por último, afirmé que todos han de seguir usando de manera errada este término, incluso Gómez Buendía, el autor del gazapo, sencillamente porque no leen estos comentarios. Discúlpeme, pero no preciso entonces mi falta de claridad, aunque debo aceptar que, por cuestiones de espacio, es necesario prescindir de prolegómenos, y ello a veces hace parecer denso el contenido.

Me gustaría, de verdad, presentar esta columna con un estilo como, por ejemplo, “no diga – diga”, pero, le repito, mi objetivo es llamar la atención de quienes han formado y se han formado en nuestras academias, en donde he tenido más problemas que respaldo, porque con las críticas van también mis cuestionamientos por la calidad de esa formación; de ahí, precisamente, este seudónimo, que me protege un poco, aunque muchos saben quién soy.

Finalmente, querido don Roque, reciba mi agradecimiento por tomarse la molestia de escribirme una nota, que por su contenido y su calidad incentiva mi empeño en defensa del buen uso del español en las aulas y en los medios.

Autor:
Inquisidor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad