Publicidad
Sáb Nov 18 2017
22ºC
Actualizado 02:27 pm
Jueves 09 de Febrero de 2012 - 12:01 AM

Al oído de la Secretaría de Educación....

Columnista: Isabel Ortiz Perez

Hace dos semanas el gobierno nacional promulgó cuatro decretos que desarrollan y reglamentan la Ley 1257 de 2008, ley establecida para brindar protección a las mujeres que viven situaciones de violencia en diferentes ámbitos. Estos cuatro decretos son sin duda, un paso muy importante que implica que a nivel del trabajo, la salud, la justicia y  la educación se deben tomar decisiones y realizar acciones concretas para prevenir esta pandemia social que nos abruma, como es la violencia hacia la población femenina.
Es urgente que se difunda el contenido de estas resoluciones, y que las mujeres y sus  organizaciones ejecutemos una función de veeduría para lograr su efectivo

cumplimiento. Dado que la violencia hacia las mujeres  tiene una raíz profunda anclada en normas y pautas culturales, he seleccionado en este artículo aspectos relevantes del Decreto 4798 en el cual se establece lo que se debe realizar desde el Ministerio de Educación, las entidades territoriales y los establecimientos educativos para aportar en la superación de esta grave problemática que afecta a las mujeres, a las familias, y a las comunidades. En su primer artículo, el decreto  en mención plantea que se debe “vincular a la comunidad educativa en la promoción, formación, prevención y protección de los derechos humanos de las mujeres para vivir una vida libre de violencias”, reconociendo que es un asunto de derechos humanos y además que la comunidad educativa constituida por madres, padres, alumnado y personal docente, tiene una papel importante y decisivo en la lucha contra la violencia. La garantía de una vida sin violencia pasa también por el avance en la autonomía de las mujeres para aprender a tomar sus propias decisiones y construir proyectos de vida en contextos de libertad y respeto. El decreto lo reconoce y lo plantea como “el  fomento de  la independencia y libertad de las niñas, adolescentes y mujeres para tomar sus propias decisiones y para participar activamente en diferentes instancias educativas donde se adopten decisiones de su interés. Otro aspecto muy significativo tiene que ver con la oportuna atención y orientación que se debe brindar a las niñas y a las jóvenes que han sido víctimas de situaciones de violencia, estipulando en el decreto que se debe “orientar y acompañar a las niñas, adolescentes y jóvenes que han sido víctimas de violencia de género para la atención integral y el restablecimiento de sus derechos”.

Autor:
Isabel Ortiz Perez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad