Publicidad
Dom Nov 19 2017
19ºC
Actualizado 07:08 pm
Miércoles 12 de Julio de 2017 - 12:01 AM

¡Muchos escándalos, pocas sentencias!

Columnista: Isaí Fuentes Galván

Uno no sabe que es peor, si la corrupción rampante o la hipócrita impunidad que la protege.

Nos hemos venido acostumbrando a que cada semana, uno tras otro, se destape un nuevo escándalo de corrupción. No acaba uno de digerir el uno cuando se publica otro, eso sin contar con que cuando más detalles se van conociendo, de repente nos cambian el tema, de manera que aunque vivimos en un estado de indignación casi permanente, es tal el bombardeo de información, que la atención sobre un escándalo, y su consecuente indignación, se pierden rápidamente por otro nuevo que lo reemplaza.

Por ejemplo, el escándalo Odebrecht llegó hasta cuando se descubrió que la trasnacional habría aportado dinero a las campañas presidenciales de Santos y Zuluaga, y que el Fiscal General podría estar impedido para investigar. Rápidamente fue obnubilado por el atroz crimen de Yuliana Samboní, que ocupó al Fiscal General en persona y la atención de todos los medios y la opinión.

A nivel local, la cosa es peor, las denuncias por corrupción duermen el sueño de los justos en la fiscalía y en todas las ías, sin dolientes, ni apoderados que las impulsen.

Es muy raro que los escasos resultados que tiene para mostrar la Dirección Seccional de Fiscalías de Bucaramanga en la lucha contra la corrupción local sean solo frente a contratistas y políticos de poca monta, por ínfimas cuantías, que no superan los sesenta millones de pesos, mientras los grandes defraudadores siguen sacando pecho amparados en la presunción de inocencia sin siquiera ser imputados.

Se sabe que todo buen corrupto es experto en cumplir la ley en el papel, pero y ¿es que acaso no hay otras líneas de investigación más allá del documento? Seguir el rastro del dinero da resultados o por lo menos indicios, dicen los que saben.

Pedirle resultados a la fiscalía no es ni presionar indebidamente a la justicia, ni convertirse en juez, tampoco se trata de clamar por sangre en la arena, se trata de exigir el mínimo derecho que tenemos los ciudadanos a saber la verdad.

Autor:
Isaí Fuentes Galván
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad