Publicidad
Mar Nov 21 2017
21ºC
Actualizado 06:01 pm
Miércoles 13 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Juego de tronos

Columnista: Isaí Fuentes Galván

La Ciencia Política, cuyo estudio tradicionalmente repasaba los textos de SunTzu, Maquiavelo, Carl Schmitt, Norberto Bobbio y últimamente los de Byung-Chul Han, que se ocupa de estudiar el poder y las distintas formas de conseguirlo y mantenerlo, no ha sido ajena al proceso de democratización del conocimiento que presenciamos como consecuencia del auge de los medios masivos de comunicación. Tampoco lo ha sido el Derecho y casi ninguna otra ciencia. Es común encontrar en YouTube conferencias y documentales especializados sobre muchos temas, en los que se hallan desde locuaces charlatanes, hasta auténticos eruditos, especialistas y científicos en diversas materias. Es el caso de la Ciencia Política. Lo que antes era un conocimiento casi hermético exclusivo de las élites académicas, se ha democratizado, al punto que cualquier profano, lego en la materia, tiene hoy la posibilidad de aprender y entender la manera cómo funciona la estructura política y quienes se benefician de ella, de una manera didáctica y menos engorrosa que las tradicionales charlas magistrales y los densos escritos utilizados por la academia.

Series como House Of Cards, Juego de Tronos, y documentales como Get Me Roger Stone, Macron El ascenso al poder, Joshua, etc… más que enseñar conceptos y elaboradas y complejas disertaciones teóricas, permiten entender la política, sus arcanas y simulacras de una manera muy sencilla, empírica y didáctica. No digo que una serie o documental pueda reemplazar el conocimiento especializado que se adquiere en las facultades de Ciencia Política o por la lectura de textos especializados, sino que este fenómeno mediático-tecnológico resulta pedagógico, pues le permite al público en general entender cómo funciona la política en la actualidad; más aún cómo ha funcionado siempre, sin necesidad de pasar por una facultad universitaria. La democratización de la Ciencia Política es un hecho positivo para la democracia misma. Quizá resulte siendo esta una buena herramienta para formar auténticos animales políticos, nuevos ciudadanos y nuevos liderazgos, que piensen, reflexionen y disciernan la política más allá de los discursos, las emociones, unas elecciones o un noticiero de televisión. ¡Más allá de lo aparente!

Autor:
Isaí Fuentes Galván
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad