Publicidad
Mar Ene 23 2018
27ºC
Actualizado 03:24 pm
Miércoles 27 de Diciembre de 2017 - 12:01 AM

El camino

Columnista: Isaí Fuentes Galván

Siempre he desconfiado de aquellos que pretenden dividir al mundo entre buenos y malos, entre terroristas y “colombianos de bien”, entre salvados y condenados, entre corruptos y honestos. Mi madre me enseñó cuando era un niño, que cada vez que se señala con el dedo a alguien, quedan tres señalándonos a nosotros mismos.

Por eso he intentado, tal vez sin lograrlo, no convertirme en juez de nadie, sino asumir mi papel de opinador público con modestia y sin pretensiones, como un simple observador y descriptor de la realidad que indican los hechos, que probablemente sea solo una percepción, intentado que cada uno sea quien extraiga sus propias conclusiones. Creo que ese debe ser el fin del ejercicio periodístico.

Sin embargo, hay ocasiones en que la contundencia de los hechos es tan abrumadora, que resulta casi imposible abstraerse a ese papel de juez porque son los hechos los que juzgan a las personas, no su discurso.

Por eso, ahora que Bucaramanga atraviesa por una de sus peores crisis políticas de gobernabilidad y credibilidad, en medio de escándalos que involucran a quien parecía ser su esperanza, que todo indica no lo era, solo espero que le vaya bien a mi ciudad.

Que nuestra ciudadanía madure políticamente a tal punto que logre discernir la verdad de lo aparente, el discurso de los hechos, la mentira de la verdad.

Creo que hemos recorrido un camino importante hacia la construcción de una nueva ciudad, de nuevos liderazgos y de nuevos ciudadanos, pero falta, falta aprender a desenamorarnos de los mitos urbanos, de los discursos bonitos, de las emociones políticas y entender que si queremos avanzar debemos desapasionarnos, juzgar los hechos con la objetividad que da el conocimiento.

No creo que el camino sea juzgar y condenar personas, ni mirar el retrovisor todo el tiempo, mucho menos odiar, porque entre tanto nos podemos perder el futuro, ese que está ahí esperando a que entre todos reconstruyamos la ciudad bonita que todos queremos, pensamos y soñamos para nuestros hijos. Construir ciudad juntos sin maniqueísmos, odios, ni exclusiones, ese es el camino.

Autor:
Isaí Fuentes Galván
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad