Lunes 21 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Jaime Calderón Herrera
Patrocinado por:
Martes 21 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

Responsabilidad de todos

Autor: Jaime Calderón Herrera

La labor que el director de tránsito Rafael Horacio Núñez y el alcalde Luis Bohórquez vienen realizando en los temas de movilidad, motociclistas y espacio público, es digna de encomio y de comprensión.

Durante décadas la sociedad ha dejado crecer los problemas sociales y ha permitido el deterioro en la calidad de la educación y de la formación, lo que ha producido una merma significativa en las capacidades de los individuos y de la sociedad. La comunidad ha venido generando cambios culturales que tienen que ver muy posiblemente con el modelo económico y político, y que se expresa en el individualismo que busca soluciones por su propia iniciativa, disminuye el sentimiento solidario y el de cooperación, creando las condiciones para un desorden generalizado.

A los gobernantes les corresponde hacer cumplir la ley, la cual no influye sino en una pequeña parte de la solución de cualquier problema. Hacer cumplir con las normas escritas y ordenadas en el código nacional de tránsito, es una tarea casi imposible, si las mayorías no acompañan al gobernante con el apoyo social necesario para poner en cintura a una minoría de desadaptados con capacidad para hacer ruido y generar grandes traumatismos.

La inmensa mayoría de los motociclistas, gente de bien, trabajadores, cumplidores de la ley, por iniciativa propia deberían encontrar el mecanismo para hacerse oír y manifestar su acatamiento a la ley y el respaldo a las medidas que pretenden dar seguridad, movilidad y respeto. Los ciudadanos sin motocicleta debemos hacer lo mismo. Todas las organizaciones sociales, gremiales y políticas debieran expresar su apoyo a algo tan simple como el respeto a la ley y el compromiso con el orden en la movilización de peatones y vehículos. Los que desde la ilegalidad, mototaxistas, borrachitos que se trasportan en estos vehículos, irresponsables que llevan a menores, egoístas e imprudentes que usan hasta los andenes para transitar, y los desadaptados que tienen el don de la ubicuidad, todos deben ser oídos pero el Estado debe tener planes para ellos.

Por supuesto que lo anterior no exime a gobernantes, legisladores, políticos y empresarios a dotarnos de un sistema público de trasporte eficiente, barato, moderno y amigable, que realmente incentive su uso y desmotive el trasporte individual.

Debemos entender que las medidas del gobierno apuntan a generar incentivos en la dirección correcta, pero que las capacidades individuales y la sumatoria como capacidad social deben mejorar, para hacer posible sacudirnos del atraso.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones