Lunes 22 de Diciembre de 2014
Publicidad
Publicidad
Jaime Calderón Herrera
Patrocinado por:
Martes 16 de Julio de 2013 - 12:01 AM

En manos de la corte constitucional

Autor: Jaime Calderón Herrera

A la ley estatutaria que reafirma el derecho a la salud de los residentes en Colombia como un derecho fundamental, le falta la revisión de la Corte Constitucional, la sanción presidencial y su desarrollo en una ley ordinaria con su respectiva reglamentación.

Quiero decir, que la reforma a la Ley 100 que regula el modelo de prestación de servicios de salud bajo los criterios de la mercantilización, los mercados y la competencia regulada por ellos, hasta ahora inicia el camino que todos reconocemos como tortuoso y minado por cuenta de los intereses económicos que subyacen detrás de propuestas con apariencia de neutras, pero que obedecen a los distintos y poderosos intereses detrás del manejo de un negocio que mueve más de 40 billones de pesos.

Al tiempo que el gobierno buscaba solución a una crisis en la prestación de los servicios y en la búsqueda de los dineros refundidos que añadían una crisis financiera, mediante la propuesta de una ley ordinaria, las asociaciones representativas de los médicos se agruparon en la “junta médica” y propusieron 14 puntos para una Ley Estatutaria que regulara el derecho fundamental, a la luz de lo que la Constitución y que a su vez, eliminara la intermediación financiera y el estímulo de las utilidades para particulares, derivadas de la intermediación entre el asegurador y el paciente, pero que también recuperara la autonomía médica y unas condiciones dignas de trabajo para quienes laboran en el sector.

El ejecutivo acogió la propuesta de los médicos, pero durante el trámite en el Congreso se introdujeron criterios nuevos que quedaron plasmados en nuevos artículos y en la redacción de los mismos, que a mi criterio dan y quitan.

Le corresponde a la Corte Constitucional reconocer lo inexequible y deberá hacer audiencias durante las cuales será de vital importancia que la sociedad aporte los insumos necesarios para que la Corte comprenda que los intereses de las mayorías deben prevalecer sobre los intereses corporativos interesados en el negocio de la enfermedad.

Como la Corte no es neutra, la expresión democrática de la gente es definitiva para sentar las bases de una modificación al modelo.

La ley estatutaria será tan buena o tan mala según la Corte Constitucional la precise, y según la desarrolle la ley ordinaria que se apruebe y su ulterior reglamentación. Por lo tanto, la sociedad tiene un camino largo para defender las ideas y conceptos que produzcan un modelo no mercantilista que haga efectivo el derecho fundamental a la salud de los colombianos.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (2 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones