Publicidad
Lun Nov 20 2017
19ºC
Actualizado 09:48 pm
Martes 25 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Los derechos del “Negro”

Columnista: Jaime Calderón Herrera

Probablemente haya dudas acerca de que el “negro” tenga lo que llaman conciencia (yo creo que la tiene), pero lo que sí es seguro, es que tiene emociones, sentimientos, sufre y goza. Esto último lo ha reconocido la Corte Constitucional y posiblemente sea la razón para que el abogado Ludwing Mantilla haya considerado el recurso de amparo, llamado tutela, con el objetivo de que la justicia colombiana considere brindarle al perrito llamado “Negro” los servicios complementarios a la cirugía realizada para tratarle las fracturas de caderas, hecho que fue posible gracias a la solidaridad de unos seres humanos generosos.

Por milenios hemos despreciado y usado muchas expresiones de vida de nuestro planeta, y construimos una civilización con la perspectiva del ser humano por sobre todas las cosas. No necesariamente en favor de todos los seres humanos, pues mirando no muy atrás, encontramos los sacrificios humanos para ofrendarlos a los dioses, el vasallaje, la esclavitud y en tiempos actuales el tráfico de personas.

También el sacrificio de animales es un hallazgo constante en la historia. El término hecatombe que significa en griego antiguo la matanza de cien bueyes, se generalizó en Grecia para sacrificios masivos de animales, y tanto la Ilíada como la Odisea registran sacrificios masivos de bueyes y carneros.

Usamos los animales para tracción, nos alimentamos de ellos, los hemos domesticado y hasta “humanizado”, pero igualmente los hemos venido exterminando cazándolos o invadiendo su hábitat. Hemos avanzado reconociendo los derechos humanos, pero falta mucho para lograr que se respeten. En conciencia sabemos inaceptable el sufrimiento animal, y el Estado debiera hacer lo necesario para evitar que los humanos lo provoquemos. Hay derechos de distinta fuerza, está claro que nuestra prioridad no son los animales sobre los derechos de los humanos, pero la sociedad debe propiciar espacios y recursos para atender al menos a los que hemos domesticado y hecho nuestro soporte emocional, y con los salvajes, respetémosles su territorio y su existencia en él. Ha venido surgiendo legislación en ese sentido y prohibiciones taxativas para usarlos en experimentación.

Respetandoa los animales aprendemos a respetar a nuestros congéneres.

Autor:
Jaime Calderón Herrera
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad