Publicidad
Jue Nov 23 2017
26ºC
Actualizado 02:01 pm
Martes 15 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Estamos podridos pero existe la cura

Columnista: Jaime Calderón Herrera

Algo que nos atañe a ciudadanos del campo y de la ciudad, tiene que ver con hacer lo correcto en un país donde lo ilegal y lo antiético ha permeado desde lo más alto, la justicia, hasta lo más bajo, la delincuencia. Sí, hasta los delincuentes violan sus códigos.

Hemos tenido que vivir con las historias tristes del antiguo DAS involucrado en magnicidios, alianzas con carteles del narcotráfico y hasta las “chuzadas”. Convivimos con las verdades procesales que dan cuenta de asesinatos a personas indefensas por parte de miembros de las FFAA, con masacres, con asesinatos de líderes sociales, con la contaminación inmoral de empresarios promotores y financiadores de las guerrillas, bandas paramilitares y demás de carácter criminal, con los sobornos a funcionarios desde el más bajo nivel hasta llegar al Fiscal delegado anticorrupción…y con tantas otras cosas más que harían interminable la lista, pero que nos permiten afirmar que como sociedad estamos podridos éticamente. Estamos ganando una guerra pero hemos perdido los valores que necesitamos reconstruir para hacer posible la convivencia y luego la paz.

No somos los primeros ni los últimos en recorrer estos caminos. Si nos sirve de consuelo, los romanos de principios de nuestra era, expertos en guerras y conquistas, pasaron por episodios similares a los de la Colombia contemporánea, pero el imperio Romano tuvo en Cicerón a un intelectual más que a un político que tuvo la virtud de interpretar y hacer popular la concepción y la idea de la ética de los griegos para que pudiera ser de utilidad a la economía y a la política romanas, y que a los colombianos de hoy nos viene como anillo al dedo.

Para Cicerón, todos tenemos el deber de hacer lo correcto, y lo correcto es lo legal pero no solo lo legal, pues la ley no siempre es justa. Lo correcto es hacer lo que es justo, lo que es sincero, lo que es honesto y además, lo que es legal. Esa es la fórmula sencilla y efectiva para que una sociedad pueda vivir en paz y con libertad.

Autor:
Jaime Calderón Herrera
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad