Publicidad
Dom Sep 24 2017
26ºC
Actualizado 02:13 pm
Martes 12 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

“Dios perdona en mí”

Columnista: Jaime Calderón Herrera

Esperábamos, tal vez de manera inconsciente, una voz autorizada que nos recordara los valores perdidos en el huracán del narcotráfico y la violencia política, insumos para la corrupción desbordada.

El primero anidó entre nosotros el individualismo, la ambición por los lujos, el disfrute de los excesos, el apego al dinero conseguido de manera fácil y rápida; incentivó el desapego al esfuerzo, a la paciencia y a la vida. Nuestra centenaria violencia política atizó “lo más bajo de nuestro corazón”, convirtiéndonos en seres intolerantes solazados en la polarización y en los sentimientos de odio y venganza. Sin darnos cuenta, nos fuimos trasformando en las conciencias que hoy somos. Políticos, herederos de la violencia y luego victoriosos cómplices silenciosos del narcotráfico, (muchas veces por omisión o miedo), nos alinearon mediante la propaganda y “el veneno de la mentira” en orillas opuestas de un río de inequidades y vergüenzas. Hubo religiosos que los secundaron.

Sedientos de decencia y de valores, hoy vemos con alegría la presencia de Francisco, pedagogo sin retórica encumbrada, pero con mensajes profundos y elementales de cristianismo.

El Papa valiéndose del concepto de Cristo en Jesús, abarcó los valores completos de nuestra civilización. Jesús como redentor y trasformador, Cristo es amor, entendido como servicio a los demás, Cristo como sacrificio en bien de los otros, Cristo como sanador mediante el perdón. Francisco acoge palabras de una víctima calificándolas de alta teología, pues interpreta “Dios perdona en mí” como el camino de los creyentes para perdonar, cuando los sentimientos se lo dificultan.

Con coherencia y sabiduría, Francisco compiló valores básicos de la ética y moral de creyentes y no creyentes, enfatizó la reconciliación como el único sendero hacia la paz, jaló orejas de sacerdotes y obispos y nos demostró que la humildad vence de lejos a la soberbia y a la mezquindad.

Nos recordó el mensaje compartido por budistas y cristianos: el desapego. Bebimos con fruición el mensaje papal. Es justo reconocer que el terreno había sido abonado con decisión y generosidad, aunque es temprano para que se entienda.

Autor:
Jaime Calderón Herrera
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad