Martes 20 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

La ciudad de las tres IES

Columnista: Jaime Calderón Herrera

Sin duda, el crecimiento de las ciudades en Colombia y en gran parte del mundo, han generado una suma de problemas y de retos, al tiempo que también de soluciones, para una población necesitada de trabajo, educación, servicios de salud, recreación, espacio público, seguridad y movilidad entre otras.

Las naciones, se dice, valen no por las riquezas intrínsecas del territorio, sino por la calidad, capacidades y habilidades de las gentes que las habitan. A escala de las ciudades, la afirmación anterior es absolutamente válida.

Bucaramanga y muchos municipios de Santander registran una historia de emprendimiento, resiliencia, cohesión social, que hablan muy bien de su gente. Sin embargo, nuestra ciudad pareciera estar en un estancamiento, o desviando el rumbo, o mejor, ante una aparente incapacidad para resolver los desafíos del próximo futuro.

Hay propuestas que privilegian la calidad de vida, tal como la de ciudades lentas, ejemplo de ellas en nuestro territorio es Pijao, al occidente del departamento de Quindío, haciendo parte de una propuesta que comparten otras 150 poblaciones en el mundo. Pijao, con algo más de siete mil habitantes, recuerda en su urbanismo los patrones dictados durante la colonia, y le apuesta a un turismo no invasivo, con una gastronomía lenta y una aproximación respetuosa e integradora a la naturaleza.

Las grandes ciudades del mundo desarrollado buscan afrontar sus retos mediante la propuesta de “ciudad inteligente”, confiando en soluciones integradas, sustentadas éstas, en la revolución tecnológica y su infraestructura actual, en la búsqueda de una reducción eficiente del consumo de energía y en la mejora de los servicios a sus ciudadanos, quienes son parte determinante de cualquier propuesta, obligando a no despreciar los desafíos que plantea hoy el transhumanismo ligado con la tecnología aplicada a los humanos, con sus secuelas de posible aumento de la inequidad y la discriminación, obligándonos a pensar en una propuesta complementaria de “ciudades sabias”, habitadas y gobernadas por personas sabias, que al decir de la licenciada Nuria Chinchilla, son aquellas que son juiciosas, prudentes y sensatas, y que toman decisiones, anticipando sus consecuencias en la vida de la gente. Innovación, inversión e ilusión, complementa la propuesta de ciudades sabias.

Autor:
Jaime Calderón Herrera
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad