Martes 15 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

Mejor más educado que rico

Columnista: Jaime Calderón Herrera

Sabemos con certeza que los dineros destinados a innovar en tecnologías para atender enfermos, a generar modelos hospitalarios orientados a la curación, no impactan de manera decisiva en la salud de una población. La ecuación aceptada es simple: destinamos el 90% de los recursos y afectamos escasamente en un 10% en los resultados de salud. No quiere decir lo anterior, que no debamos preocuparnos por atender los enfermos como es debido. De lo que se trata es de comprender que la salud de los individuos depende principalmente de su comportamiento y hábitos, de su perfil genético y del medio ambiente en que vive. De allí que mentes brillantes como la de Hadad hayan redefinido la salud como la capacidad del individuo y de las comunidades para adaptarse y auto gestionar los desafíos físicos, sociales y mentales a lo largo de su vida. Nos han vendido erróneamente por parte de algunos economistas, la idea de la existencia de una relación directa entre riqueza y expectativa de vida. La analítica de una data mejor, ha permitido a los investigadores concluir que esto no siempre es cierto. Desde los 80´s han encontrado que una mejor educación se asocia con mayor ganancia en la expectativa de vida que la observada con relación a mayor riqueza. Está claro, que en una misma nación, la gente más educada tiende a vivir saludable y más tiempo, que la menos educada.

Lutz y Kebede estudiando mediante modelo matemático la data de 174 países, incluyendo PIB por persona, expectativa de vida y años de educación entre 1970 y 2010, encontraron que la correlación entre longevidad, con años de educación, fue más estrecha y sin cambios en el tiempo, que la correspondiente con riqueza. No todos los investigadores están de acuerdo con que sea una relación causa efecto, pero quienes la defienden, argumentan que naciones muy ricas, tiene menor expectativa de vida que aquellas muchísimo más pobres, pero mejor educadas.

De cualquier manera, nuestra próxima decisión electoral, debiera considerar el compromiso real y probado del candidato que elijamos, con un salto cualitativo en la educación. Colombia, bien educada, es la llave de la riqueza, la convivencia y la salud de los colombianos.

Autor:
Jaime Calderón Herrera
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad